Chile: ¿por qué la Catedral de Mármol es un monumento único?

Ubicada en la Patagonia chilena, la edificación brinda un atractivo natural extraordinario gracias a los lagos y volcanes que la rodean

Chile: ¿por qué la Catedral de Mármol es un monumento único?

Ventisqueros, ríos, arroyos, volcanes, lagos, cavernas y cascadas acompañan el camino a Puerto Tranquilo, en la región de Aysén, en Chile. El lago General Carrera, también conocido como lago Buenos Aires, cuya extensión es de más de 1850 km², es compartida casi en partes iguales por Chile y Argentina. Este es el segundo lago más grande de América del Sur y su variada geografía presenta condiciones que hacen posible el deporte extremo, la aventura y las caminatas junto a los encantos de la naturaleza.

El lago se caracteriza por sus aguas multicolores, las villas y los puertos que lo rodean. Estos atractivos lo convierten en uno de los lugares más visitados para la pesca deportiva de truchas y salmónidos. Sin embargo, nada se compara con sus extrañas formaciones rocosas, especialmente algunos islotes en medio del lago compuestos por mármoles esculpidos de tonos blancos y marfiles. Aquellas formaciones corresponden a la Catedral de Mármol.

Solo siete kilómetros en lancha separan a Puerto Tranquilo de la Catedral. Esta travesía toma cerca de dos horas, en la que se apreciará el inigualable paisaje andino, navegando por el lago y viendo de primera mano los coloridos mármoles. Estas formaciones sorprenden tanto por la variedad de colores, texturas y formas como por la iluminación natural del reflejo inmediato del agua cristalina del lago. El agua turquesa contrasta con los grises, amarillos, verdes, marrones y negros del mármol. El oleaje intempestivo impacta permanentemente sobre las paredes del sitio. El agua brota de profundas grietas en la roca y las estalactitas irregulares demandan atención permanente en un lugar que se roba las miradas.

¿Cómo se formaron estas cadenas rocosas?

Según la Sociedad Geológica Chilena, las cavernas están labradas en rocas pertenecientes al basamento metamórfico de la región, y se trataría de rocas del Paleozoico superior, de unos 300 millones de años de antigüedad. Sin embargo, la formación específica de las cavernas corresponde a un fenómeno más reciente, post-glacial, de menos de 15 mil años. El fenómeno fue generado por la disolución diferencial de los mármoles por el agua del Lago General Carrera.

Las cavernas fueron, en principio, territorio argentino. Su existencia fue documentada por primera vez por el geógrafo y explorador italo-argentino Clemente Onelli durante sus expediciones de 1896 y 1897. Onelli describió el lugar en su obra Trepando los Andes, donde relata las experiencias en las campañas lideradas por el perito Francisco Pascasio Moreno. Onelli acompañó la publicación de dos fotografías de los islotes principales en el lago Chelenko, nombre que los pueblos originarios supieron darle.

Desde distintos ángulos del camino, que rodea las aguas del lago, se pueden apreciar las cumbres de los montes San Valentín y San Lorenzo, cubiertos de glaciares. En 1994, las cavernas fueron declaradas Santuario de la Naturaleza, una de las categorías de protección de la legislación chilena sobre Monumentos Nacionales, lo que ha elevado su importancia como atractivo turístico desde entonces.

 

Latin American Post | Juan Felipe Guerrero
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…