La nueva revolucion tecnológica: El trabajador 4.0

¿Cómo la tecnología ha cambiado la forma de trabajar?

La nueva revolucion tecnológica: El trabajador 4.0

No sólo el trabajo, sino la humanidad está cambiando y es normal que haya un cierto temor y visión distópica de la misma forma que la primera Revolución Industrial provocó miedo en los operarios. No obstante también es cierto que este cambio ya ha empezado y será la adaptación al mismo lo que va a definir quiénes son los trabajadores 4.0.  

Lejos de los ruidosos telares, máquinas de vapor, líneas de producción o de las turbinas de los aviones modernos que caracterizaron a las revoluciones industriales; la humanidad pasa por un nuevo período de transformación y una nueva revolución.

La revolución 4.0 se caracteriza por el uso de tecnologías avanzadas y una mayor integración con el mundo digital. Una transformación silenciosa pero presente en el día a día de las personas, capaz de cambiar las dinámicas sociales, económicas y productivas, siendo perceptible sus reflejos en el mundo laboral.

Actualmente el uso de la tecnología en el trabajo ha permitido flexibilizar los horarios, reducir las distancias, aumentar la competitividad y obtener resultados más precisos. A pesar de ello, también hubo impactos negativos en ese proceso al generar nuevos modelos de contratación o modelos de producción, en los que no siempre existe una confluencia de intereses o adaptación de determinados sectores de la población.

Es natural que en medio a una revolución haya resistencia y cambios profundos en los paradigmas que componen la realidad del ser humano, aun así, es necesario comprender el potencial que supone esa transformación y de ese modo equilibrar su impacto en las diferentes dimensiones de la vida, entre ellas el mundo laboral.

La tecnología está cambiando la rutina del trabajo. Hoy en día, gracias a internet es posible trabajar en casa haciendo Home Office, permitiendo una mayor flexibilidad y sin afectar las demandas personales del trabajador. Pero esto supone sólo el principio. Con el desarrollo de tecnologías como Iot (Internet of Things) la vida laboral y cotidiana se entremezclan en una realidad virtual, donde la información es la clave para harmonizar las exigencias del trabajo con la vida personal.

Otra tecnología importante es el Big Data que es capaz de gestionar grandes volúmenes de información y ayudar a diseñar perfiles e incluso direccionar en la tomada de decisiones. La tecnología Block chain por otro lado, ofrece la seguridad que ese acumulo de informaciones necesita cada vez más, ya que no para de aumentar las informaciones que circulan en la red, desde los documentos de la oficina, las cuentas bancarias, los informes anuales, estrategias de venta, campañas de marketing.  La oficina ya no es un espacio de trabajo aislado, sino que está integrada en la vida de las personas, de la comunidad digital.

Pero la innovación no tan sólo está relacionada a internet y los avanzos en la red. Sino que otras tecnologías están siendo desarrolladas y suponen un verdadero cambio en el modelo de trabajo de diversas áreas humanas.

Ciencias como la robótica y la inteligencia artificial, suponen un cambio productivo capaz de modificar incluso la estructura demográfica de una nación. Con el desarrollo de nuevos modelos más precisos y autónomos es posible reducir el coste de la producción, los riesgos laborales e incluso los turnos del trabajo. A pesar de que esa tecnología parezca algo más típico de una película de ficción, lo cierto es que muchas empresas ya utilizan sistemas de inteligencia artificial para el atendimiento electrónico de bancos, empresas de telefonía, etc, mientras que los robots ya no son los gigantes típicos de las líneas de producción, sino que han evolucionado y adquirido diferentes escalas, siendo la nano robótica una realidad cada vez más cercana.

Las simulaciones, realidad virtual, modelos e impresiones tridimensionales son también una realidad cada vez más presente en el mundo laboral. Siendo posible obtener una mayor performance y resultados reduciendo los riesgos y costes, ya que es posible simular desde cirugías hasta puentes y túneles, o sino operaciones financieras y campañas de marketing.

La tecnología está transformando al hombre y al mundo laboral, existe una mayor integración y la composición de una nueva realidad donde el ser humano hace parte de esa revolución. Hoy en día es posible en cierto modo estar presente en cualquier parte del planeta mediante videoconferencia, es posible operar equipamientos a distancia, hacer previsiones cada vez más precisas gracias a las simulaciones, desarrollar curas o nuevos elementos mediante el uso de nanorobots, recuperar los sentidos gracias a prótesis desarrolladas con nuevos materiales, utilizar inteligencia artificial para atender a nuestros clientes.

 

Latin American Post | Wesley Guerra

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…