Códigos QR comestibles: ¿El futuro de la medicina?

El método adaptaría los fármacos a las necesidades del paciente y evitaría falsificaciones

Códigos QR comestibles: ¿El futuro de la medicina?

 

Las investigaciones médicas llevadas a cabo durante las últimas décadas han descubierto como cada organismo responde de manera diferente a determinados medicamentos. A pesar de conocerse la reacción independiente de cada organismo, el método de producción farmacéutico en masa ha sido desde siempre la única alternativa para atender la demanda de los pacientes.  

                             

No obstante, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Copenhagen junto a científicos de la Universidad Åbo Akademi (en Finlandia), consiguió desarrollar un nuevo método de producción de medicina. Este consiste en la creación de un material blanco comestible, en el que se imprime una especie de código QR, que contiene la dosis personalizada a suministrar por paciente.

 

Los códigos QR, o Códigos de Respuesta Rápida, son un modelo para almacenar información a través de barras bidimensionales o en una matriz de puntos. Esta metodología nació en Japón en 1994 y ha sido implementada en occidente como una herramienta para enlazar a páginas web de manera directa. El enlace se realiza mediante la lectura del código impreso en carteles, revistas, aplicaciones, entre otras.

 

La nueva propuesta, respecto a la implementación de códigos QR en la medicina, permitiría crear medicamentos dosificados de manera diferente para cada paciente, puesto que dicho código contendría toda la información relacionada con el fármaco. Como lo explica la autora del proyecto, Natalia Genina, "esta tecnología es prometedora, ya que el medicamento puede dosificarse exactamente de la manera que se desea. Esto brinda la oportunidad de adaptar el medicamento de acuerdo con el paciente que lo recibe".

 

Combatiendo la alteración de fármacos
 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha manifestado, en ocasiones anteriores, su preocupación por la falsificación de fármacos, la cual se genera en la producción de simples analgésicos, hasta productos para el tratamiento contra el cáncer. Esta creciente práctica ha sido calificada por la OMS como un riesgo para la salud, ya que puede causar intoxicaciones y reacciones adversas en el organismo.

 

El código QR, desarrollado por los investigadores, contiene información relacionada con el fármaco que se suministra, lo que permite consultar su composición y verificar la autenticidad de los compuestos. De esta manera, se podría evitar la modificación irregular de los medicamentos.

 

Aunque el método de producción de medicinas con código QR se convierte en una alternativa precisa y de gran potencial, aún existen parámetros que los investigadores requieren mejorar. Uno de estos es asegurar una producción sencilla y económica que permita la manufactura a pequeña escala. Para conseguirlo, el equipo de científicos espera poder imprimir los códigos QR en el fármaco, usando una impresora convencional.

 

De acuerdo con explicaciones de otro de los autores del estudio, “si se tiene éxito al aplicar este método de producción a impresoras relativamente sencillas, entonces puede permitir la producción innovadora de fármacos personalizados y repensar toda la cadena de suministro".

 

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…