La nueva forma de hacer mercado: así es Amazon Go

El gigante del e-commerce abre al público la primera tienda de proximidad sin cajeros ni colas para pagar

La nueva forma de hacer mercado: así es Amazon Go

Después de varios meses de pruebas y de que sus empleados ya pudieran disfrutar de Amazon Go dentro de las instalaciones de la multinacional, el rey del comercio en línea inauguró en Seattle, sede de la compañía, la primera tienda física de productos comestibles abierta al público en la que no hay cajeros humanos ni es necesario pasar por caja, simplemente coges lo que quieres y te vas.

¿Cómo ha hecho Amazon esto posible? Evidentemente los productos ni son gratis ni se está robando al no pagar físicamente. Quienes quieran comprar en este establecimiento deben descargarse una app y tener una cuenta en Amazon, de momento solo está disponible para usuarios de Estados Unidos. Según la compañía, uno de los principales objetivos de Amazon Go es aumentar la privacidad de los clientes, que evitan tener que mostrar lo que compran a los empleados del establecimiento. Sin embargo, esta “privacidad” es relativa, pues el sofisticado sistema de gestión de datos de la multinacional sabe en todo momento que productos te llevas.

Cuando se entra a la tienda el cliente tiene que escanear un código QR, las estanterías tienen un sistema de cámaras y sensores de peso que reconocen lo que el cliente se lleva y, automáticamente, se le carga a la tarjeta de crédito que tenga asociada a su cuenta de Amazon. Según quienes ya han vivido esta experiencia, la sensación es “rara”, al no haber personal humano a la hora de cobrar y no tener que esperar colas para pagar. Por supuesto la compañía también sabe qué tipo de productos son los preferidos de cada cliente, o si solo lo coge para ver los ingredientes y luego lo devuelve a su lugar. Amazon reconoce que ha hecho una gran inversión en tecnología de reconocimiento de objetos y machine learning.

Pero sí, sí hay personas trabajando en este tipo de tienda, dos de cara al público: uno que se encarga de saludar a los clientes junto a la entrada y otro destinado a que los menores de edad no puedan comprar bebidas alcohólicas. El resto son cocineros que preparan comida para llevar como sanduches o sushi, pero que no están a la vista de los compradores. Amazon también confirmó que quienes reponen las estanterías son todavía humanos.

Para la multinacional, uno de los puntos más complicados a la hora de poner en marcha esta nueva línea de negocio fue adaptarse a los gustos de los compradores, por lo que hicieron un profundo estudio sobre los hábitos de los comparadores en tiendas físicas y recibieron miles de sugerencias por parte de los futuros clientes. De este análisis sacaron conclusiones como la de no aliñar las ensaladas para no elevar el contenido calórico de las mismas, por lo que es el cliente quien añade lo que quiera. Así mismo, preparan versiones más pequeñas de los platos y destacan en las etiquetas aquellas preparaciones vegetarianas.

Este es el primer paso del concepto de tiendas de proximidad que se ha planteado la compañía para el futuro, de momento no se sabe si Amazon va a abrir más establecimientos de este tipo a corto plazo.

 

Latin American Post | José María González Alonso
Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…