Las bacterias de la piel protegen contra el cáncer cutáneo

Una cepa de ‘Staphylococcus epidermidis’ puede ser nuestra mejor amiga

Las bacterias de la piel protegen contra el cáncer cutáneo

El cuerpo humano alberga más bacterias que células, las cuales cumplen funciones vitales para la supervivencia y son beneficiosas para la salud. La microbiota cutánea es el conjunto de microorganismos que viven en la piel y es la primera línea de defensa contra posibles infecciones y enfermedades, gracias a ellas se previenen problemas como el acné, la psoriasis y, recientemente, se descubrió que ayudarían a combatir el cáncer cutáneo.

Investigadores de la Universidad de California (UC) en San Diego(EE.UU.) encontraron que en la epidermis (capa externa de la piel) reside una especie bacteriana que protege al cuerpo del cáncer cutáneo, especialmente, del melanoma (cáncer serio de piel), lo que demuestra que es importante no dañar ni destruir estas bacterias para permitir que lleven a cabo su acción protectora natural.

Richard Gallo, director de esta investigación publicada en la revista Science Advances explicó que se identificó una cepa (Conjunto de organismos de la misma especie) de ‘Staphylococcus epidermidis’, una bacteria muy común en la piel sana de los humanos que presenta una capacidad selectiva para evitar el crecimiento de algunos cánceres debido a que produce un compuesto químico que destruye diversos tipos de células cancerígenas sin dañar las células sanas.

El equipo investigador descubrió que la cepa de la bacteria ‘S. Epidermidis’ produce el compuesto químico 6-N-hidroxiaaminopurina (6-HAP), el cual parece proteger frente al desarrollo de cáncer de piel asociado a la exposición a los rayos ultravioleta (UV). La investigación se llevó a cabo en ratones, a los cuales se manipuló para evitar que produjeran el compuesto químico y posteriormente los colocaron bajo lámparas de rayos UV; al finalizar el análisis, estos roedores presentaban muchos tumores de piel, mientras que los ratones que producían 6-HAP no manifestaron el mismo problema.

El estudio muestra que el compuesto químico dificulta e incluso puede impedir que el ADN se duplique, lo que evita que las células cancerígenas se multipliquen, además tiene el potencial para impedir el desarrollo de los tumores cutáneos producidos por la radiación UV.

La molécula es tan segura que al inyectar el compuesto a los roedores cada 48 horas durante dos semanas estos no experimentaron efectos tóxicos aparentes, además el volumen de los tumores se redujo a menos de la mitad en comparación con los del otro grupo.

Gallo indica también que hay una evidencia cada vez mayor de que el microbioma de la piel es un elemento muy importante para la salud humana. De hecho, en un trabajo previo ya se había visto que algunas de las bacterias de la piel producen proteínas que defienden al cuerpo de algunas bacterias perjudiciales.

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que; de no diagnosticarse y tratarse a tiempo, se asocia a una gran mortalidad, lo que se podría contrarrestar gracias a la bacteria y al compuesto químico que produce.

Gallo concluye que es necesario comprender cómo se produce el compuesto y determinar si este se puede utilizar para la prevención del cáncer o si su perdida puede aumentar el riesgo de esta enfermedad.

 

Latin American Post | Andrea Rojas

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…