Vino tinto: ¿nuevo remedio para la caries y las enfermedades de las encías?

Los resultados de un nuevo estudio podrían conducir a la generación de nuevos tratamientos dentales

Vino tinto: ¿nuevo remedio para la caries y las enfermedades de las encías?

Investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) encontraron que el vino tinto, además de ser bueno para la salud del colon y ayudar como protector contra las enfermedades cardiacas, podría ser útil también para la salud oral, especialmente para problemas como la caries dental y la enfermedad de las encías. Esto se debe a que la bebida contiene abundantes polifenoles que ayudan a evitar la presencia de bacterias en la boca.

La caries es la destrucción de los tejidos de los dientes causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. El deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, pues influye lo que se consume, la forma de cuidar los dientes, la presencia de flúor en la sal y la pasta de dientes que se utiliza. Además, la herencia es también un factor importante en la susceptibilidad de los dientes a la caries. Por otra parte, la enfermedad de las encías es una inflamación causada por bacterias, la cual puede avanzar hasta afectar el hueso que rodea y sostiene los dientes, lo que puede causar que los dientes se aflojen, se caigan o que se tengan que extraer.

Los científicos comprobaron el efecto de dos polifenoles presentes en el vino tinto además de extractos de uva y vino tinto comercialmente disponibles en bacterias que se adhieren a los dientes y las encías y causan placa dental, caries y enfermedad periodontal.

A los polifenoles se les ha atribuido algunos beneficios para la salud ya que estos son antioxidantes, lo que quiere decir que probablemente protegen al cuerpo de los radicales libres. Además, estudios recientes indican que este componente podría también promover la salud al interactuar activamente con las bacterias en el intestino de la misma manera que las plantas y las frutas producen polifenoles para evitar infecciones a causa de bacterias dañinas y otros patógenos.

El estudio se inició debido a la curiosidad del equipo de M. Victoria Moreno-Arribas, quienes querían saber si el vino y los polifenoles de la uva podrían también proteger los dientes y las encías, y encontrar también una explicación a la manera en que esto funcionaría a nivel molecular. Para analizar todo esto los científicos comprobaron el efecto de dos polifenoles presentes en el vino tinto además de extractos de uva y vino tinto comercialmente disponibles en bacterias que se adhieren a los dientes y las encías y causan placa dental, caries y enfermedad periodontal.

Los resultados del estudio, publicados en Journal of Agricultural and Food Chemistry, mostraron que dos de los polifenoles del vino (ácidos cafeico y p-cumárico) eran por lo general mejores que los extractos totales de esta bebida a la hora de reducir la capacidad de las bacterias para adherirse a las células; cuando los polifenoles del vino se combinaron con Streptococcus dentisani (probiótico oral), los polifenoles mejoraron su capacidad para repeler las bacterias patógenas de la boca. Aparte de todo esto, los investigadores demostraron también que los metabolitos que se forman cuando la digestión de los polifenoles comienza en la boca, podrían ser responsables de algunos de estos efectos.

 

Latin American Post | Andrea Rojas

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…