¿Terribles consecuencias por aguantar las ganas de estornudar?

El querer contener las ganas de estornudar puede tener repercusiones inimaginables

¿Terribles consecuencias por aguantar las ganas de estornudar?

Estornudar es una acción natural. Este acto reflejo consiste en la expulsión de aire desde los pulmones a través de la nariz. Estornudar no tiene nada de particular; sin embargo, el querer contener las ganas puede tener mayores consecuencias de las que nos podemos imaginar.

Recientemente, el caso de un hombre del Reino Unido ha sacado a relucir las consecuencias de querer contener un estornudo. Se trata de un hombre de 34 años que fue tratado por una ruptura de los tejidos de la garganta. El caso fue ampliamente detallo por los médicos tratantes en la revista científica BMJ Case Reports.

El caso de este hombre no es común. Sin embargo, es el testimonio vivo de lo que puede ocurrir cuando se intenta reprimir un estornudo. En este caso en particular el paciente sufrió una ruptura de los tejidos de la garganta. Pero ésta no es la única consecuencia que puede traer esta acción. De hecho, los especialistas advierten que al intentar reprimir por completo esta acción involuntaria, pueden ocurrir lesiones en los oídos y en los casos más graves provocar un aneurisma cerebral.

El paciente que ha generado toda esta controversia explicó a los especialistas que se encontraba en su hogar cuando quiso reprimir un fuerte estornudo. Para lograr su objetivo se tapó con sus manos la nariz y la boca. Acto seguido sintió un intenso dolor en el área de la garganta, así como también escuchó un extraño sonido.

En el momento no le prestó mucha atención al dolor y al sonido que había escuchado. Sin embargo, pasadas algunas horas comenzó a tener dificultades tanto para hablar como para tragar los alimentos.

El británico estuvo hospitalizado durante 7 días. En ese tiempo, se le colocó el tratamiento correspondiente para sanar la lesión que se le había producido en la laringe. En los días que estuvo hospitalizado, debió ser alimentado a través de un tubo y posteriormente fue dado de alta. Los especialistas que lo trataron esperan que no tenga ninguna consecuencia permanente a lo largo de su vida.

Es importante recordar que el estornudo es una reacción natural de nuestro organismo ante estímulos externos. Generalmente es provocado por partículas extrañas tales como polvo, pelos de mascotas, polen, entre otros. Se trata de un mecanismo de defensa del aparato respiratorio.

Las consecuencias más graves de contener el estornudo son, tal y como se reseñó anteriormente: ruptura de los tejidos de la garganta, lesiones en los oídos e inclusive una aneurisma cerebral. Sin embargo, éstos serían los casos más extremos, pero aguantar recurrentemente el estornudo también puede traer como consecuencia una fuerte infección.

La principal razón por la que puede ocurrir una infección es debido a que al contener el estornudo se fuerza a las bacterias de la nariz a regresar a las cavidades mucosas e inclusive hasta los oídos. Como consecuencia se puede producir una infección que fácilmente puede ser evitada.

El controversial caso de este paciente británico ha dejado al descubierto las terribles consecuencias de contener una reacción tan natural como el estornudo. Evitar el estornudo puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza e inclusive puede llegar a tener consecuencias más graves para nuestra salud.  

 

Latin American Post | Cristina García

Copy edited by Susana Cicchetto

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…