¿Es el aceite de coco bueno para la salud?

El milagroso alimento del mundo fitness podría ser peor que la mantequilla y la manteca de cerdo

¿Es el aceite de coco bueno para la salud?

El aceite de coco ha sido proclamado un alimento clave para una vida saludable e incluso es recomendado para perder peso. El aceite ha sido incorporado en ensaladas y batidos gracias a su virtud “quemagrasas”. La investigación de Marie-Pierre St-Onge, sobre los beneficios de la cadena media de triglicéridos del aceite de coco para sustituir otras grasas saturadas, posicionó el aceite de coco en el mundo fitness de la noche a la mañana.

Según los expertos de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), el aceite de coco está compuesto de las grasas saturadas que elevan el colesterol malo. El aceite de coco, que ha sido vendido como un alimento “saludable” para incluir en una dieta equilibrada, resulta no tener nada bueno en él, según la Asociación.

A través del estudio Dietary fats and cardiovasculas disease (Grasas y enfermedad cardiovascular), la AHA analizó trece tipos distintos de aceites y grasas vegetales y animales. El resultado demostró que la grasa de aceite de coco representa el doble de grasa saturada que la manteca de cerdo y, a mayor presencia de dichos lípidos, mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cardiovascular u otros problemas de salud.

¿Por qué el aceite de coco podría ser dañino?

 

 

Las grasas son nutrientes que se obtienen de la alimentación: aportan energía al cuerpo y son útiles para mantener la piel y cabello saludables. Además, las grasas ayudan a absorber vitaminas como la A, D, E y K y a mantener el cuerpo caliente. Sin embargo, ingeridas en grandes cantidades son dañinas para la salud.

El debate siempre ha sido entre las grasas animales, como la manteca de cerdo, consideradas malas para la salud, versus los aceites vegetales, como el olivo y el girasol, considerados opciones más saludables. Este imaginario se basa es en la cantidad de grasas saturadas que dichos productos contienen.
 Según la AHA, el 82% de la grasa en el aceite de coco es saturada, mucho más de lo que contienen las otras grasas que se creían menos saludables como la mantequilla (63%), la grasa de vaca (50%) y la manteca de cerdo (39%).

"Una encuesta reciente informó que el 72% del público estadounidense clasificó el aceite de coco como un ‘alimento saludable’ en comparación con el 37% de los nutricionistas", aseguró la revisión de la AHA. Dicha separación entre las creencias de las personas y la opinión de los expertos puede atribuirse a la comercialización del aceite de coco en la prensa popular.

El doctor Miguel Ángel Martínez Olmos, especialista en Endicronología y Nutrición del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago opina con respecto al estudio que si tenemos en cuenta que lo que más nos hace subir los niveles de colesterol son las grasas saturadas, se puede ver con facilidad la relación del aceite de coco con el riesgo cardiovascular.

 

 

Según la última revisión de la AHA, estudios han demostrado que el aceite de coco de hecho aumenta el colesterol en la sangre, aunque eso no significa que aumente directamente el riesgo de enfermedad cardíaca. Sin embargo, el vínculo indirecto entre el colesterol "malo" y las enfermedades cardiovasculares sigue existiendo, por lo que la revisión recomienda que evites comer aceite de coco.

 "Debido a que el aceite de coco aumenta el colesterol LDL, una causa de enfermedades cardiovasculares y no se conoce ningún afecto favorable de importancia, les aconsejamos no consumir aceite de coco", aconseja la AHA.

El autor principal del estudio Frank Sacks mencionó: "Puedes poner el aceite de coco sobre tu cuerpo, pero no dentro de tu cuerpo." Reconociendo así que la sustancia es buena para humectar la piel y el pelo, pero ingerirla no es bueno para salud.

Sin embargo, según un estudio reciente dirigido por la BBC con la ayuda de la profesora Kay-Tee Khaw y la profesora Nita Forouhi, ambas académicas eminentes de Cambridge, no solo no hubo un aumento en los niveles de LDL (colesterol malo) en los voluntarios que consumieron esta grasa durante cuatro semanas todos los días, sino que hubo un aumento particularmente grande en HDL, el colesterol "bueno", hasta en un 15%. "A primera vista, eso sugeriría que las personas que consumen el aceite de coco en realidad redujeron el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o apoplejías", dijo la BBC.

Por lo tanto, afirmar que el aceite de coco es un súper alimento es algo prematuro. Sin embargo, si te gusta ponerlo en tus alimentos, no parece haber suficientes estudios para dejar de hacerlo.

LatinAmerican Post | Diana Ramos
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…