¿Se le acaba la estadía a Julian Assange en la Embajada de Ecuador?

El gobierno ecuatoriano ha estado negociando con Reino Unido una posible salida del fundador de WikiLeaks de la representación diplomática

¿Se le acaba la estadía a Julian Assange en la Embajada de Ecuador?

Read in english: Is Julian Assange's stay at the Embassy of Ecuador over?

El recién designado canciller ecuatoriano, José Valencia, dijo el pasado miércoles 13 de junio que su país está buscando una salida que no sea traumática para resolver la situación del activista australiano y fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Esta semana en la embajada de Ecuador en Londres se han visto funcionarios del gobierno australiano, por lo que se presume que la estadía del fundador de WikiLeaks en ésta terminaría pronto.

Lee también: ¿Qué pasa con Julian Assange?

Ecuador busca negociar la salida de Assange de su Embajada

En declaraciones a periodistas desde la cancillería en Ecuador, Valencia precisó que se está buscando un acuerdo con las autoridades inglesas que le permita a Julian Assange salir de la embajada y no encontrar mayores problemas, tanto con la ley nacional inglesa como con el derecho internacional.

Si bien Ecuador ha buscado por medios legales dar una situación de mejoría para Assange, no ha sido posible. Le embajada intentó otorgarle la ciudadanía ecuatoriana, para poder después vincularlo como diplomático de la embajada. Sine embargo, esta petición fue negada por el gobierno inglés, por lo cual dicho camino encontró su bloqueo.

La abogada de Assange, Medina Taylor, asegura que en este momento “se tiene temor que Ecuador revoque la protección a Assange por parte de presiones externas que han llegado por parte de terceros, en caso de que se revoque el asilo, Assange podría verse involucrado en un proceso de extradición a Estados Unidos”, aseguró a EFE la abogada el pasado domingo 16 de junio.

"En términos legales, Ecuador ha reconocido el derecho de Assange al asilo, por lo que no puede pedirle que abandone la embajada sin haber obtenido antes garantías de que el Reino Unido mantendrá ese derecho, o bien de que asegurará su protección contra una entrega a Estados Unidos", indicó Taylor cuando le fue preguntado acerca de la negociación existente entre Ecuador y Reino Unido.

Para Kellie Tranter, del Diario Independent de Australia y quien ha investigado el caso a profundidad, la situación de Assange está llegando a un callejón sin salida. “Ecuador ya no lo quiere en su embajada por los problemas que les ha traído, la presión internacional aumenta respecto a todos los cables que WikiLeaks dio a conocer, Inglaterra no ve una salida negociada fácil, Australia está buscando ayudar a un nacional del país, pero no encuentra un camino en el que Assange sea beneficiado, y Estados Unidos aunque no hace parte directa del juego, si está pendiente para solicitar su extradición”. Tranter explicó que, desde la oficina del Ministro de Relaciones Exteriores australiano, Julian Bishop, se está buscando asesoría legal, pero que el país entiende que brindar protección excesiva le puede acarrear problemas con otros países.

Lee también: Assange y Cataluña: problemas para Moreno

El camino para Assange se lo ha cerrado él mismo

La presencia del fundador de WikiLeaks en la embajada ecuatoriana ha generado tensiones para el gobierno del país suramericano debido a la permanente actividad y declaraciones de Assange acerca de política internacional y temas delicados de terceros países. La situación ha puesto en aprietos a los anfitriones ecuatorianos. Tras publicar mensajes contra Alemania y en defensa del separatismo catalán, contradiciendo un expreso pedido del gobierno ecuatoriano de evitar pronunciamientos públicos, Ecuador decidió retirarle a Assange todo acceso a internet y a telefonía.

José Valencia fue designado canciller el pasado martes 12 de junio por el presidente Lenín Moreno en remplazo de María Fernanda Espinosa, quien presentó su renuncia al cargo luego de ser elegida presidenta de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…