Latinoamérica se convierte en un socio estratégico para la Unión Europea

Desde Bruselas se ha visto a la región como algo más que sólo una zona receptora de sus fondos de inversión

Latinoamérica se convierte en un socio estratégico para la Unión Europea

A la Unión Europea siempre se le ha visto como el máximo inversor para el progreso de América Latina y es verdad. Después de brindarle ayuda a las antiguas colonias de Francia y el Reino Unido, el viejo continente le ha estrechado la mano a la región hispanohablante de manera económica más que todo, sin dejar atrás el gran avance diplomático entre el nuevo continente y los países pertenecientes a esa mancomunidad de países europeos. 

Además, el agregado que, desde los años 80, ha tenido varios acuerdos entre Latinoamérica y la Unión Europea es que del 15 al 20 % de lo invertido y obtenido de esos acuerdos, se dirige a asuntos netamente de cooperación y desarrollo hacia las poblaciones; por cooperación se entiende a los fondos públicos que Europa maneja y entrega a países en vía de desarrollo para que impulsen de una u otra manera, su potencia agrícola, de materia prima o de educación ante el mundo.

El director de Conexxeurope, Maximiliano Alonso, expresa que cada vez que le preguntan sobre América Latina, siempre recuerda el proyecto llevado a cabo en América Central, específicamente en El Salvador, en donde ‘’Munipaz’’, como se le denomina al plan, ha dado unos buenos resultados, ya que el proyecto se hizo para que los salvadoreños, y en especial los jóvenes, no formen parte de las pandillas en su país, en especial a las Maras. Alfonso enfatiza en que ha sido el proyecto en el que más le ha gustado trabajar, ya que se evidencia el impacto positivo que ha tenido el plan social en el país centroamericano.

La Comisión de la Unión Europea, en su presupuesto que tiene dirigido hacia la cooperación internacional para el periodo del 2014 al 2020, ha puesto a disposición 196 mil millones de Euros, monto del cual el continente africano es uno de los más beneficiados ya que le corresponden 31 mil millones; América Latina también recibe su parte, que es aproximadamente 2500 millones. Alonso explica, que los principales países que se benefician de ese depósito europeo son: Bolivia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay ya que en ellos hay constantes programas bilaterales que no incluyen solamente convenios económicos.

Finalmente, Alonso concluye que América Latina dejó de ser un socio comercial para convertirse en un socio de cooperación, en donde, ya el asunto económico se deja un poco de lado, para darle espacio a los programas de inversión social, desarrollo y avance en la ciencia y tecnología, haciendo énfasis en este último tema, ya que él expresa que Latinoamérica es y será un agente estratégico de la Unión Europea porque considera que la región tiene países muy importantes a nivel científico y esa característica siempre se verá como un efecto positivo en la inversión a países de tercer mundo, cuyos avances en la ciencia ayudarán al desarrollo de todo el globo.

 

Latin American Post | David García Pedraza 

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…