Siria en el ojo del huracán

Grupos de rescate y la comunidad internacional culpan al régimen de Bashar al-Assad del ataque químico del pasado 7 de abril

Siria en el ojo del huracán

Read in english: Syria in the eye of the hurricane

El pasado 7 de abril, decenas de sirios murieron asfixiados después de que un presunto ataque químico golpeó el suburbio de Douma, al este de Damasco. Grupos de rescate culpan al gobierno del presidente Bashar al-Assad por el ataque y los gobiernos occidentales expresan indignación, y solicitan una respuesta, que no necesariamente involucre medidas militares.

 

Los trabajadores de los grupos de rescate en Siria han informado que al menos 42 personas murieron en sus hogares por asfixia aparente. Activistas antigubernamentales distribuyeron videos de hombres, mujeres y niños sin vida tendidos en el piso y en las escaleras, muchos con espuma blanca saliendo de la boca y las fosas nasales.

 

Los medios de comunicación aliados al régimen de Siria negaron que las fuerzas gubernamentales usaran armas químicas y acusaron a los grupos rebeldes islamistas, que controlan a Douma, de fabricar los videos para solicitar apoyo internacional a medida que se acerca la derrota de estos a manos de Siria, y sus aliados Rusia e Irán.

 

Por su parte, el gobierno de los Estados Unidos dijo que estaba trabajando para verificar si se habían usado armas químicas. Un nuevo ataque químico confirmado en Siria plantearía un dilema para el presidente Trump, quien ordenó ataques militares contra una base aérea siria después de un ataque químico el año pasado para castigar a Assad. Además, recientemente el mandatario dijo que quería sacar a las fuerzas militares que estaban presentes en el país.

 

¿Cuál es la respuesta del mundo?
 

Trump por medio de la red social Twitter condenó el ataque, culpando a Irán y al presidente ruso Vladimir Putin por apoyar al gobierno sirio y advertir de las consecuencias. Funcionarios de la Casa Blanca no descartaron una respuesta militar. Sin embargo, aclararon que debe confirmarse primero el uso de armas químicas y su procedencia.

 

La comunidad internacional también demostró su indignación al ataque y solicito una investigación, así como una respuesta ante esta atrocidad. La cancillería británica, en un comunicado, describió el ataque como " una prueba más de la brutalidad de Assad", y pidió acelerar el trabajo para producir una respuesta contundente.

 

"La evidencia apunta hacia otro ataque químico más por parte del régimen", dijo Maja Kocijancic, portavoz de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea. "Casi un año después del día de los terribles ataques en Khan Sheikhoun, es motivo de grave preocupación que se sigan utilizando armas químicas, especialmente contra civiles".

 

Francia llamó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para discutir el ataque del fin de semana, y otras ocho naciones se unieron a la solicitud, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña.

 

Los Ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores de Rusia, por su parte negaron que se hubieran utilizado armas químicas. Así como también rechazaron su autoría y junto con el Gobierno de Assad culpan a los rebeldes de provocar a la comunidad internacional.

 

Según la agencia de noticias oficial de Siria, hubo ataques aéreos en contra del régimen, aunque inicialmente se culpó a los Estados Unidos, en una declaración, el Pentágono negó el informe: "En este momento, el Departamento de Defensa no está llevando a cabo ataques aéreos en Siria. Sin embargo, seguimos observando de cerca la situación y apoyamos los esfuerzos diplomáticos en curso para hacer responsables a los que usan armas químicas en Siria y en otras circunstancias". El régimen de Assad culpa también a Israel de los ataques aéreos posteriores, país que hasta el momento no se ha pronunciado al respecto

 

Un año después del ataque con Gas Sarín

 

El ataque se produjo casi exactamente un año después de que se usó gas sarín mortal en la ciudad de Khan Sheikhoun, lo que llevó a Trump a aprobar el lanzamiento de misiles Tomahawk estadounidenses sobre una base aérea siria.

 

El gobierno sirio y sus aliados -militares rusos y milicias respaldadas por Irán- rodearon y bombardearon la zona, mataron a más de 1.600 personas y obligaron a huir a decenas de miles, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que supervisa el conflicto desde Gran Bretaña a través de contactos en Siria.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…