Corea del Norte: ¿Abierta al diálogo con EE.UU.?

Pese a la intención de negociación, las nuevas sanciones impuestas hacia la nación asiática son recibidas como un “acto de guerra”

Corea del Norte: ¿Abierta al diálogo con EE.UU.?

Corea del Norte parece estar vislumbrando señales para mejorar la crisis que, durante los últimos meses, se ha recrudecido entre Washington y Pyongyang. El régimen norcoreano insistió el pasado lunes 26 de febrero estar dispuesto a dejar la “puerta abierta” al diálogo con el gobierno de Estados Unidos.

El planteamiento se conoció después de que el general Kim Yong-chol, -líder la representación norcoreana de los Juegos de Invierno-, indicara que Corea del Norte ha manifestado en pasadas ocasiones su intención de iniciar un diálogo con EE.UU.

Esta misma postura fue confirmada por el presidente de Corea del Sur Moon Jae-in quien, según cita la agencia de noticias Reuters, expresó durante una reunión con el viceprimer ministro chino que “Corea del Norte ha demostrado que el país está abierto a la participación activa en negociaciones con EE.UU.”, pero para ello ambas naciones deben ceder: Washington tendría que rebajar sus requisitos para entablar el diálogo y Pyongyang demostrar su intención real de desnuclearización.

"Hay una necesidad de que Estados Unidos baje el umbral para las negociaciones con Corea del Norte, y Corea del Norte debe demostrar que está dispuesta a desnuclearizarse. Es importante que Estados Unidos y Corea del Norte se sienten rápidamente [a dialogar] juntos". Así lo manifestó Jae-in de acuerdo con un comunicado oficial emitido por la oficina del gobierno de Corea del Sur.

“Listo para el diálogo y la guerra”

Esta no es la primera vez que Corea del Norte habla sobre la posibilidad de entablar negociaciones con EE.UU. Hace no más de una semana, en medio de los Juegos Olímpicos de Invierno de Corea del Sur, la agencia de noticias norcoreana KCNA informó que el país está “completamente listo para el diálogo y la guerra” en caso de tener que responder a cualquier provocación del gigante americano.

Dichas declaraciones se conocieron días después de un pronunciamiento del secretario de Estado Rex Tillerson quien durante entrevista en una cadena local expresó que EE.UU. mantendría el camino diplomático con Corea del Norte hasta que cayese “la primera bomba”.

¿‘No’ al diálogo sin desarme?

Por su parte Washington, tras conocer el pronunciamiento emitido por la delegación norcoreana, publicó un comunicado que una eventual ronda de comunicación con el régimen de Kim Jong-un estaría sujeto únicamente a la desnuclearización del mismo.  

"Estados Unidos, nuestro anfitrión olímpico la República de Corea y la comunidad internacional están de acuerdo en que el resultado de cualquier diálogo con Corea del Norte ha de ser la desnuclearización […] Corea del Norte tiene la posibilidad de transitar por una senda más luminosa si elige la desnuclearización. Veremos si el mensaje de Pyongyang de hoy, de que quiere iniciar conversaciones, representa los primeros pasos en el camino de la desnuclearización", indica el comunicado emitido por la Casa Blanca.

Recientemente EE.UU. aplicó una nueva serie de sanciones dirigidas hacia 56 empresas norcoreanas, entre las que se encuentran compañías navieras, buques y transportadoras. Tales empresas estarían sirviendo, según Washington, como estrategia de Pyongyang para evadir las sanciones impuestas por la ONU.

Como era de esperarse, Corea del Norte reaccionó de manera categórica al nuevo listado de sanciones, expresando que cualquier tipo de restricción se considera un “acto de guerra” y que están preparados para responder ante una provocación. "Ya tenemos la bomba atómica, una preciada espada de justicia para protegernos de las amenazas de Estados Unidos", manifestó Geng Shuang, portavoz del ministro de Exteriores de Corea del Norte.

Durante los últimos meses el intercambio de mensajes álgidos e intimidatorios entre EE.UU. y Corea del Norte había disminuido. Las nuevas sanciones impuestas, calificadas por Donald Trump como las “más duras impuestas hasta ahora”, vuelven a acalorar la relación entre ambas naciones. Sin embargo la declaración de intención de diálogo por parte del régimen norcoreano –la cual ha permanecido estancada por más de una década-, podría dar paso a una salida menos catastrófica entre los países.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…