EE. UU: 13 ciudadanos rusos acusados de interferir en las elecciones presidenciales de 2016

El anuncio fue hecho por el Fiscal Especial Robert Mueller, quien está investigando la presunta interferencia de Rusia en los comicios presidenciales estadounidenses

EE. UU: 13 ciudadanos rusos acusados de interferir en las elecciones presidenciales de 2016

Un gran jurado federal ha acusado formalmente a 13 ciudadanos rusos y tres compañías del mismo país de injerencias en las elecciones presidenciales de 2016. Estos fueron acusados de confabulación en contra del bienestar de Estados Unidos, según el anuncio emitido el viernes, 16 de febrero por el Departamento de Justicia.

El gran jurado había sido liderado por el fiscal especial Robert Mueller.Mueller estuvo investigando la interferencia rusa en las elecciones de 2016, así como cualquier posible conexión entre Rusia y los asociados de la campaña Trump.

Los rusos, supuestamente, se hicieron pasar por estadounidenses para operar falsas cuentas de redes sociales, comprar publicidades y organizar mítines políticos. Robaron las identidades de personas reales en Estados Unidos para publicar en línea y construir sistemas informáticos en dicho país.

Algunos de los rusos viajaron a Estados Unidos "bajo falsas pretensiones" para recolectar información de inteligencia, y también usaron una infraestructura de computadoras basada en parte en la potencia mundial para ocultar los orígenes rusos de su trabajo.

De los trece ciudadanos rusos, tres de ellos son acusados de conspiración para cometer fraude electrónico y cinco han sido acusados ​​de robo de identidad agravado.

De las tres compañías rusas, una de ellas es la Agencia de Investigación de Internet, con sede en San Petersburgo, que, según la acusación de 37 páginas, "tenía como objetivo estratégico sembrar discordia en el sistema político de Estados Unidos, incluidas las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016".

Los acusados ​​están también acusados ​​de difundir información despectiva sobre la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, pero también sobre los precandidatos republicanos Ted Cruz y Marco Rubio y, en última instancia, respaldan al candidato demócrata Bernie Sanders y al entonces candidato republicano Donald Trump.

La acusación, la primera presentada contra nacionales rusos como parte de la investigación de Mueller, devuelve el enfoque a las actividades de intromisión de Rusia en el período previo a las elecciones de 2016.

Además, el Departamento de Justicia dejó en claro que la acusación formal no alega que ninguna de las interferencias haya cambiado el resultado de la carrera presidencial.

Hablando en una conferencia de prensa, el Fiscal General Adjunto Rod Rosenstein dijo que no había ninguna acusación que un estadounidense fuera "un participante conocedor de esta actividad ilegal".

"Esta acusación sirve como un recordatorio de que las personas no siempre son lo que parecen estar en Internet", dijo Rosenstein. Él argumentó que los rusos habían "trabajado para promover la discordia en Estados Unidos y socavar la confianza pública en la democracia", y agregó: "No debemos permitir que tengan éxito". Rosenstein recalcó que los acusados querían socavar la confianza en la democracia estadounidense.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…