Brasil: ¿las elecciones más inciertas desde la vuelta a la democracia?

El 2018 llega con un clima electoral en América Latina que representará un punto de inflexión, con Brasil como uno de los casos representativos

Brasil: ¿las elecciones más inciertas desde la vuelta a la democracia?

En octubre de este año los brasileros irán a las urnas y elegirán a un nuevo presidente. Será la forma de salir de una enorme crisis política en la cual casi toda la elite política está acusada de corrupción, con un expresidente condenado, una expresidenta destituida y el actual presidente con una popularidad que toca los niveles más bajos de los últimos años.

El expresidente Lula Da Silva es quien lidera todas las encuestas con un margen de 10 puntos, es quien de ser candidato obtendría el cargo presidencial, sin embargo, aún está en duda la posibilidad de su candidatura. Da Silva fue condenado a 12 años de prisión por corrupción y lavado de dinero. Según el nuevo titular de justicia electoral, Luiz Fux, siguiendo la Ley de la Ficha Limpia, Lula Da Silva al estar condenado en dos instancias “es ficha sucia, y el que es ficha sucia está fuera del juego democrático”. La Ley prohíbe que se presente a elecciones alguien que esté condenado en dos instancias, lo cual sucedió con Da Silva el 24 de enero cuando se ratificó su condena. Por el momento, es el precandidato del Partido de los Trabajadores (PT), pero según los analistas conforma un muerto político a pesar de que la mayoría de la población con un 54% defiende su derecho a postularse según la encuesta del Instituto Vox Populi.

Si Da Silva no consigue ser candidato, habrá un vacío enorme de ocupar. Quien secunda en las encuestas es el diputado de extrema derecha Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal (PSL), quien durante el impeachment a Dilma Rousseff dedicó su voto a las Fuerzas Armadas, a Brasil y “a Dios por encima de todo”. Es un nostálgico por la dictadura militar, lo cual puede ser el límite para el apoyo popular.

Hace unos días la hipótesis de que el actual presidente Michel Temer sea candidato tomó fuerza. Lo cierto es que desde el impeachment viene repitiendo que no se presentará a las elecciones, pero las últimas acciones parecieran tener cierto objetivo electoral. La decisión de militarizar Río de Janeiro tuvo un fuerte apoyo popular y es la primera vez que es aplaudido por la población. Es necesario recordar que el presidente sólo cuenta con un 6% de aprobación según Ibope. Esta decisión es tomada por Bolsonaro como un intento de robar su plataforma. La Presidencia desmintió al publicista presidencial Elsinho Mouco, quien había asegurado que el presidente ya era candidato.

Marina Silva viene detrás con el partido Red Sustentabilidad (Red), y afirmó: "me sometieron a un proceso de deslegitimación mediante la difusión de innumerables mentiras". La ex Ministra de Medio Ambiente del gobierno de Da Silva puso en debate la manipulación que sufre el electorado a través de las fake news. Según ella, es víctima de éstas desde 2014 en las anteriores elecciones, en las cuales hubo falsas noticias que declaraban que Silva buscaba terminar con los planes de ayuda a los pobres, prohibir fiestas católicas y promover políticas de blanqueo.

Fernando Collor de Mello (Partido Laborista Cristiano, PTC), el expresidente que renunció tras dos años de mandato por acusaciones de corrupción absuelto por el Supremo Tribunal Federal de todos los cargos que motivaron su juicio político. Ahora como senador, se postuló a la candidatura presidencial.

De no participar Da Silva en las elecciones, el vacío sería enorme, pero su apoyo podría ayudar a posicionar a otro candidato. Las opciones, según los analistas, serían: el ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad (PT); un candidato más popular, Guilherme Boulos, quien es líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo; el ex ministro y ex gobernador de Ceará, Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT).

Lula en primera persona:

El ex presidente declaró continuar su campaña electoral, expresando que está tranquilo con las acusaciones en su contra porque es inocente y saldrá inocente. Detalló que las acusaciones en su contra afectaron a su familia, por ejemplo, sus hijos están desempleados. No obstante, se considera como el mejor presidente que tuvo el país y por eso, todas las acusaciones son para desmoralizar al PT.

Pronóstico:

Según el titular de justicia electoral, Luiz Fux, Brasil está ante las elecciones más inciertas desde la vuelta a la democracia. No solo son las elecciones, sino todo el proceso desde las candidaturas hasta el resultado electoral. Deberá definirse el futuro de los candidatos, especialmente de Da Silva y de Temer, quien en los últimos días fue notificado de que el Tribunal Supremo del país abrió una nueva investigación en su contra, es la tercera desde que ocupa el gobierno.

La posible vuelta de Da Silva al gobierno puede significar la vuelta de la izquierda al gobierno con un tinte progresista, pero deberá ser renovado. Por otro lado, la llegada al gobierno de Bolsonaro ratificaría el giro a la derecha en la región, lo cual, también sería profundizado de ser reelecto Temer.

 

Latin American Post | Jonatán Carné

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…