Exposición a luz tenue puede deteriorar la capacidad de aprendizaje

El ambiente afecta la estructura cerebral encargada de almacenar y procesar información

Exposición a luz tenue puede deteriorar la capacidad de aprendizaje

Pasar mucho tiempo en lugares con poca iluminación puede afectar la estructura del cerebro. Así lo determinó un reciente estudio realizado por neurocientíficos de la Universidad Estatal de Michigan, en el cual se demuestra cómo la luz influye en las estructuras cerebrales encargadas de almacenar y procesar información.

La investigación se llevó a cabo mediante la observación de ratas africanas de la hierba, animales diurnos, por excelencia, al igual que el hombre. Durante la observación científica, un grupo de roedores fue expuesto por cuatro semanas a luz tenue y otro grupo a luz brillante.

Al revisar los resultados, los ratones estimulados con luz tenue perdieron alrededor del 30% de la capacidad en el hipocampo, región del cerebro encargada de procesar acciones de aprendizaje y memoria.

Al evaluar el desempeño de los dos grupos de roedores realizando un procedimiento para el que habían sido entrenados, los científicos evidenciaron que los ratones sometidos a luz brillante ejecutaban la tarea con mayor agilidad, contrario a los expuestos a luz tenue, en quienes el desempeño bajó considerablemente.

El estudio publicado en la revista Hippocampus pretendía evidenciar los cambios que la luz ambiental podría significar para la estructura cerebral humana. De acuerdo con explicaciones de los científicos, al exponer las ratas a la luz tenue, se intentó simular los días nublados de invierno o la iluminación interior típica.

Los expertos mencionaron, también en la investigación, que la exposición constante a este tipo de luz produjo la reducción significativa de una sustancia conocida como factor neurotrófico derivado del cerebro, un péptido que permite la comunicación efectiva entre las neuronas.

Por esta razón, "dado que se realizan menos conexiones, esto reduce el aprendizaje y el rendimiento de la memoria que depende del hipocampo", explica al medio especializado Joel Soler, coautor del trabajo.

Reversible y prometedor

Para muchos los resultados pueden resultar preocupantes, puesto que, durante el día, se pueden pasar varias horas dentro de recintos con iluminación artificial. Sin embargo, los investigadores lograron identificar que, al exponer a los roedores con luz tenue a la luz brillante, volvían a recuperar el desempeño táctico y se revertía el efecto causado por la influencia de la luz contraria.

Este resultado abre un nuevo camino para estudiar las ventajas que la exposición a luz natural y brillante tendría sobre personas con glaucoma, degeneración de retina o discapacidades cognitivas.

Los investigadores consideran que la luz no afecta directamente el hipocampo, sino que actúa primero en otras partes del cerebro, característica que permitiría entonces manipular un grupo de neuronas en pro de tratamientos para personas con enfermedades oculares y problemas cognitivos.

Para el líder del proyecto, el científico Lyli Yan, "otra posibilidad (del uso de la luz brillante en humanos) es mejorar la función cognitiva en la población que envejece y aquellos con trastornos neurológicos”, ya que, mediante la correcta exposición a la luz, se podrían revertir determinada discapacidad o evitar un declive más rápido de enfermedades degenerativas.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo 

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…