Implementación de vehículos eléctricos en América Latina

América Latina libre y verde

Implementación de vehículos eléctricos en América Latina

Read in English: Latin America: electric car implementation on the horizon?

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es una de las principales instituciones en guiar y financiar el desarrollo de América Latina. Su papel de trabajo de 2016, respecto a la implementación de vehículos eléctricos permite, perspectivas claras ante un mercado con inmenso potencial en los años por venir.

En 2010, cerca de 20,000 carros eléctricos se vendían a nivel mundial. Para 2014, dicha figura excedió las 700,000 unidades y para junio de 2017 sobrepasó los dos millones de máquinas. Cerca de la mitad de la demanda proviene de Estados Unidos, un cuarto proviene de Japón y una cuarta parte adicional de China y el resto del mundo.

Los países latinoamericanos en liderar la implementación de vehículos eléctricos son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. En total, se espera que para 2023 la penetración del mercado de carros eléctricos sobre el total del mercado sea de 1.8%.

Retos

El principal reto respecto a la implementación de las nuevas tecnologías de transporte en la región reside en su costo. Producir una unidad de vehículo impulsado por petróleo es más barato, en promedio, que generar uno eléctrico. Se estima que, respecto a un carro impulsado por gasolina, la producción del híbrido será 20% más costosa mientas que un carro de batería costará 65% más.

Aunque la innovación busca precios competitivos, la alta demanda mundial por litio amenaza con aumentar su precio. El 50% del litio del mundo se encuentra en el llamado “triángulo del litio” entre Argentina, Chile y Bolivia, por ende, dichas naciones cuentan con un apalancamiento especial de frente a la nueva era.

Lea También: Chile, Bolivia y Argentina: el triángulo del litio

Respecto a impuestos, Brasil y Argentina mantienen una política proteccionista donde se grava a los vehículos eléctricos al no ser producidos al interior de los países. Por el contrario, México y Colombia promueven la entrada de vehículos eléctricos con impuestos reducidos. Chile y Perú se mantienen neutrales al sostener los mismos impuestos que aplican a cualquier otro vehículo.

Por el otro lado, los carros eléctricos poseen una ventaja sobre sus predecesores tal que su mantenimiento y abastecimiento resulta más barato. A pesar de ostentar mayores costos de adquisición, comprar un carro eléctrico es un buen negocio de largo plazo. La ventaja de cargar vehículos con electricidad, respecto a petróleo, genera descuentos de 98% en Argentina, de 90% en Paraguay y de 70% en Brasil, Colombia y Ecuador. Solo en Venezuela es más cara la electricidad que la gasolina.

Por su parte, elementos psicológicos también son parte de la brecha de adopción de las nuevas tecnologías en el territorio. Es labor de los gobiernos proveer información e infraestructura a nivel de vías y de líneas eléctricas para que las metas ambientales de los nuevos vehículos se cumplan efectivamente.

Al final, es una decisión soberana de cada gobierno ya sea invertir en infraestructura generando empleos de largo plazo para pavimentar la llegada de una industria con efectos de largo plazo, o mantener una mentalidad distante de las nuevas tendencias globales.

 

Latin American Post | David Eduardo Rodríguez Acevedo

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…