Uber: Continúa la crisis de liderazgo

La compañía valorada en 70 millones de dólares lucha por sobrevivir

Uber crisis

Read in English: Uber: the crisis deepens

Jo Betram se graduó con honores de la Universidad de Cambridge. Luego de hacer su MBA en INSEAD, fue consultora en Accenture y entonces gerente de fidelización en McKinsey & Company. Posteriormente, asumió el cargo de gerente regional para el norte de Europa en Uber, puesto que abandonó esta semana.

“He decidido dirigirme hacia algo nuevo y excitante” fueron las palabras de despedida de la gerente a su equipo, que oficializó su salida de la firma a través de un correo masivo. Las declaraciones oficiales de Jo Betram indican que su salida no tiene relación con la situación de inestabilidad que vive la compañía. Estos aseguran que es verificable que el tiempo que ha durado la gerente en Uber está cerca al promedio que ha durado en las otras compañías.

La difícil situación de Uber se debe a que la compañía reguladora de transporte en Londres (TfL) no reanudó el permiso de rodamiento de la empresa en su ciudad natal. Las razones otorgadas por las autoridades para suspender el permiso incluyen la alta tasa de ilegalidad en documentos recibidos para aprobar conductores, quienes frecuentemente compran certificados falsos para calificar como conductores, lo que es percibido como un foco para el crimen.

Este es tan solo otro de los inconvenientes que han surgido al interior de la compañía luego que Travis Kalanick, antiguo presidente y fundador de la empresa, renunciara a su cargo el 21 de junio de 2017 en medio de la polémica suscitada por correos antiguos donde propició comportamiento inadecuado entre sus empleados.

En un esfuerzo por salvar Uber, la Junta Directiva nombró a Dara Khosrowshahi como nuevo Gerente General de la compañía. El primer reto de la estadounidense frente a la empresa será llenar el vacío que deja Jo Betram y otros puestos importantes al interior de la estructura, como el del vicepresidente de negocios y el gerente general operativo.

En un futuro próximo, Uber tendrá que lograr que el público olvide los escándalos que dejó la salida se su anterior presidente, superar la denuncia de Google a Uber causada por el robo de un ingeniero que se tomó 9gb de código para utilizar dentro de la plataforma de movilidad y, finalmente, mantener los estándares de innovación que requiere el medio.

A pesar de la difícil situación de la compañía tecnológica, hay que recalcar que el servicio de Uber hoy se encuentra disponible en 83 países y 674 ciudades; generó 364 dólares por mes para cada conductor, en promedio.

Los problemas de Uber son políticos, lo que da oportunidad a que la empresa de un paso adelante y centre sus esfuerzos en mejorar temas operativos, los que, de solucionar, los podrían conducir al sueño de la compañía de ser suficientemente estable como para salir a la bolsa de valores.

 

Latin American Post | David Eduardo Rodríguez Acevedo

Copy edited by Susana Cicchetto

Pauta nueva

E-Learning

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…