Puerto Rico en crisis humanitaria: ¿y Trump?

La Casa Blanca no ha acudido a las peticiones del gobernador de la isla

Puerto Rico en crisis humanitaria: ¿y Trump?

Dos huracanes han afectado recientemente a los pobladores de la isla y a su infraestrucutura. Irma, huracán categoría 5, dejó a un millón de habitantes de la isla sin electricidad, de los cuales sesenta mil de ellos seguían sin energía eléctrica cuando llegó el huracán María.  Los efectos de María fueron mucho más devastadores, pues acabó con el 80 por ciento de las líneas de transmisión de energía, por lo cual plantas de electricidad han sido distribuidas a hospitales de alta prioridad. Se estima que las reparaciones de la red eléctrica tardarán entre 4 y 6 meses, lo cual implica dificultades también en el suministro de agua, pues no se puede bombear el agua a la superficie.

La FEMA (Federal Emergency Management Agency) reporta que solo 11 de 69 hospitales en Puerto Rico cuentan con energía, bien sea de la red eléctrica o de plantas generadoras. El problema es que el suministro de gasolina también se ha visto afectado, por lo que aun teniendo plantas generadoras, sin la gasolina necesaria para que funcionen estas son inútiles. Un problema similar tiene la red de telefonía celular, pues la mayor parte de las torres colapsaron, lo que tiene a la población virtualmente incomunicada.

Lea También: Puerto Rico quiere levantarse

En un clima de crítica por la acción de ayuda lenta en Puerto Rico, en comparación con la rápida ayuda federal recibida en Texas y Florida, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, apeló a una “acción rápida” de la administración de Trump. Recordó también que la isla “es parte de Estados Unidos”. Curiosamente,  el gobierno de Trump rechazó la petición de varios miembros del congreso de levantar la restricción al transporte marítimo (Jones Act), lo cual permitiría que buques con banderas diferentes a la estadounidense llevaran importantes suministros a la isla.

Vale la pena tener en mente que si bien Puerto Rico tiene la condición de Estado Libre Asociado a los Estados Unidos y sus ciudadanos portan un pasaporte estadounidense, con libre acceso y movilidad con el continente, ellos no pueden votar en las presidenciales ni tienen representante en el congreso en Washington. Esta diferenciación entre ciudadanos parecería estar detrás de las críticas por la falta de ayuda que ha recibido la isla, luego de los huracanes.

 

Latin American Post | Juan Cabrera

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…