'Slow Fashion': ¿Qué es y por qué deberías aplicarlo?

Esta tendencia ha sido adoptada en grandes capitales de la moda y ahora empieza a conocerse en Latinoamérica

Slow Fashion: ¿Qué es y por qué deberías aplicarlo?

Las tendencias de la moda nos han adaptado, temporada tras temporada, a su vertiginosa evolución. Cada día, un nueva colección, color, atuendo, calzado o estilo, reemplaza al anterior dándonos apenas tiempo de asimilarlo. Sin embargo, un nuevo fenómeno ha nacido para frenar el acelerado ritmo de la moda y Latinoamérica empieza a aceptarlo e incorporarlo. Esta tendencia se conoce como ‘Slow Fashion’, una práctica que busca darle un uso extendido e inteligente a la ropa.

El Slow Fashion (Moda lenta, en español) tiene como objetivo contraponerse a la tendencia desechable, altamente cambiable e insostenible del Fast Fashion (Moda rápida, en español). Este fenómeno obedece a una ética del consumo que pretende impartir, tanto a productores como a consumidores de moda, una alternativa más inteligente al momento de elegir las prendas de vestir.

Usualmente, revistas, blogs, medios de comunicación y grandes cadenas de marcas textiles intentan uniformar al consumidor con masivas producciones que salen a circulación y que “pasan de moda” en menos de un año. Los objetivos mercantiles de las marcas globales, disfrazados de una supuesta demanda por parte de los usuarios, convierten al comprador en un autómata al que se le indica cómo, qué y hasta cuándo usar una prenda.

Para contraponerse a este círculo vicioso, el ‘Slow Fashion’ surge como una alternativa sofisticada y llamativa que ya ha sido aceptada en capitales de la moda y ahora Latinoamérica empieza a adoptarla.

Calidad y versatilidad

El eje fundamental de la Moda Lenta radica en la producción y adquisición de prendas de calidad, las cuales se fabrican con telas y mediantes procesos textiles que aseguran una mayor vida útil para la prenda. En su mayoría, este tipo de métodos son privilegios exclusivos de fabricantes pequeños, quienes con producciones hechas a mano o de cuidadosos exámenes de calidad, le otorgan al usuario una prenda para la posteridad.

El ‘Slow Fashion’ es una tendencia que funciona en dos niveles: consumidor-productor. Esta característica la hace aún más interesante. En cuanto al consumidor respecta, el Slow Fashion se convierte en una solución inteligente, económica y creativa dentro del closet.

El objetivo es enseñarle al consumidor a adquirir prendas versátiles y de buena calidad que puedan ser utilizadas y combinadas de muchas maneras durante un extendido lapso de tiempo, sin importar la época, estación o moda en curso.

Algunos expertos en moda definen este aspecto como ‘Closet de Cápsula’ o ‘Capsule Wardrobe’. Este hace referencia a un guarda ropa totalmente adaptado para sobrevivir el paso del tiempo.

Para incursionar en esta llamativa expresión de moda, existen algunos pasos que se pueden llevar a cabo:

  1. La persona debe iniciar con una limpieza de closet, lo que significa donar, regalar o sacar prendas que ya no utilice.
  2. Tras depurar el closet, se deben seleccionar prendas de vestir neutras que permitan múltiples combinaciones.
  3. Una vez identificadas estas prendas versátiles (como camisas que se puedan usar como falda, camisetas básicas, prendas de tonos neutros, pantalones negros, vestidos, etc.), el usuario puede empezar a experimentar diferentes combinaciones que antes no había contemplado.

El secreto para aplicar el ‘Slow Fashion’ de una manera contemporánea y creativa radica en cultivar prendas de colores neutros, telas clásicas y de gran estilo. La vestimenta puede ser complementada con accesorios en tendencia. Esta alternativa se convierte en una solución minimalista que comprueba nuevamente que en estos tiempos “menos es más”, incluso en el guarda ropa.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…