Conoce más sobre la respiración y comprende por qué estudios científicos y prácticas ancestrales reconocen la importancia de respirar conscientemente

5 datos curiosos sobre respiración, inteligencia emocional y energía celular

Seguramente a la mayoría de nosotros alguna vez nos han dicho “respira”, pero ¿qué sucede cuando hacemos estas pausas? Para los yoguis, en la inhalación existe un componente místico y espiritual; para los científicos es simplemente oxígeno que llega a la mitocondria de las células. Sin embargo, los ejeercicios de respiración no son simples modas new age.

1. La actividad cerebral se modifica según el tipo de respiración: cuando inhalamos, recordamos y percibimos emociones de forma más veloz.

Un estudio realizado en la Universidad Northwestern Feinberg School of Medicine asegura que el tipo de respiración puede afectar la memoria y la identificación de emociones. El estudio se basó en varios experimentos en donde se observó la actividad cerebral de los participantes mientras respondían ante un estímulo. La sorpresa vino cuando se constató que las respuestas solían ser más veloces y precisas las veces que se realizaba una inhalación ante el estímulo presentado.

Las pruebas obtenidas permiten concluir que tanto la amígdala como el hipocampo - dos zonas del cerebro que se encuentran estrechamente vinculadas a la inteligencia emocional y la memoria a largo plazo - aumentan su actividad cuando la persona realiza una inhalación. Es decir, que la forma en cómo se procesa una información varía según si se está inhalando o no, en un momento concreto. En este sentido se afirma que la respiración rápida, como por ejemplo la que se produce durante ataques de pánico, funciona para que la persona pueda reaccionar de forma más veloz y precisa. Una inhalación realizada estratégicamente te puede ayudar a percibir información emocional que probablemente, sin inhalar, dejarías pasar.

2. El arte de la respiración le ha interesado a la humanidad desde tiempos inmemoriales.

¿Sabes qué es pranayama? Es una palabra en idioma sánscrito que se utiliza para referir a los ejercicios respiratorios que forman parte del yoga. El sánscrito es originario de la India y distintos estudios demuestran que existe aproximadamente desde el siglo XV a.C. El pranayama tiene más de 35 siglos de antigüedad y su objetivo es promover una relación sabia con el acto de la respiración para armonizar el encuentro con el propio prana, es decir, con la energía vital o cósmica de la persona. Los ejercicios de respiración consciente representan un acto concreto a nivel físico que el practicante realiza. Sin embargo, la intención de la enseñanza es vincular al ser humano con su dimensión espiritual (intangible emocional) a través de distintos tipos de respiración.

3. ¿Se puede vivir de aire y luz?

En la actualidad existen personas que a pesar de no ser estrictamente practicantes de yoga y pranayama han experimentado con el breatharianism o respiracionismo, una experiencia fundada en la misma premisa del prana como energía sutil vital que todo lo sustenta. En el 2013 Naveena Shine, una inglesa residenciada en Seattle, realizó este viaje experimental y logró 47 días viviendo sólo de aire. Ella misma documentó su caso a través de sus redes sociales.

4. ¿Nuestro cuerpo produce dióxido de carbono?

Gracias a la inhalación, el oxígeno es llevado a la mitocondria de todas las células a través de la sangre, posteriormente se libera el dióxido de carbono mediante la exhalación. Un exceso de este gas en nuestro organismo resulta nocivo, por lo que a través de la exhalación lo desechamos. Diariamente, una persona genera aproximadamente 900 gramos o 450 litros de dióxido de carbono. Sin embargo, una dosis justa de CO2 es necesaria para mantener nuestros procesos bioquímicos normales. El Dr. Konstantin Buteyko constató que esta concentración debería ser de un 6.5% en la sangre. Muchas veces el descuido en el acto de la respiración nos lleva a sufrir alteraciones en estos niveles, y es ahí cuando los ejercicios de respiración consciente plantean una solución.

5. ¿Cuántas respiraciones realizamos al día y cuánto oxígeno tomamos?

En 24 horas, un ser humano realiza aproximadamente 20.000 respiraciones de forma inconsciente e involuntaria y gracias a este proceso nuestras células pueden crecer. Durante un día, nuestro organismo adquiere aproximadamente entre 7000 y 8000 litros de oxígeno. El proceso de respirar nos resulta tan automático que muchas veces lo descuidamos y respiramos mal, privando así a nuestras células de la cantidad de oxígeno que necesitan para regenerarse. A través de los ejercicios de respiración consciente, podemos aumentar el suministro de oxígeno a la mitocondria celular y entonces aquellas que se encuentran enfermas tienen más posibilidades de volver a ser normales.

Si te interesa seguir conociendo más sobre este tema: visita Breathingearth para que conozcas sobre las emisiones de CO2 en vivo y directo. También Ejercicios con metodo del Dr. Buteyko  para que conozcas más sobre el poder de la respiración en la salud. 
 

Latin American Post | Ignacia Ravelo
Copy edited by Santiago Gómez Hernández

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…