¿Qué le espera a México si gana López Obrador?

Las propuestas económicas del candidato presidencial crean polémica por ser radicales y para algunos inviables

¿Qué le espera a México si gana López Obrador?

El candidato opositor Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de la coalición Juntos haremos historia, encabeza las encuestas presidenciales de México a poco más de 60 días para las votaciones. De continuar la tendencia y confirmarlo en las urnas, se convertiría en el próximo presidente de México, terminando con más de 80 años de gobiernos priístas y panistas, pero su papel no termina ahí, pues se ha propuesto transformar la economía mexicana radicalmente, aunque para muchos analistas económicos los cambios apuntan en la dirección incorrecta.

Read in english: What awaits Mexico if López Obrador wins?

¿Qué propuestas económicas tiene López Obrador?

AMLO, de 64 años, ha vivido las transformaciones económicas de México desde el siglo pasado. Desde finales de los años 50, el país vivió una etapa de crecimiento económico sostenido que logró mantener hasta principios de los años 70, etapa denominada el Desarrollo Estabilizador. Durante la Segunda Guerra Mundial, México se benefició de la gran demanda de materias primas que tenía Estados Unidos, por lo que logró estabilidad y crecimiento, pero con el fin de la guerra y la caída de la demanda se perdió dinamismo y aumentaron las importaciones.

En términos generales, el gobierno orientó el gasto público a crear facilidades para producir en México y reducir las importaciones al máximo para terminar con el déficit, en un sistema denominado de sustitución de importaciones, lo que se tradujo en niveles sostenidos de crecimiento con los que se construyó infraestructura importante como vivienda, hospitales, desarrollos urbanos de primer nivel y eventos deportivos.

El declive de este modelo para México vino de la mano de la recuperación de Europa tras la reconstrucción de la posguerra, la caída de los precios del petróleo, la baja competitividad de los productos mexicanos que invirtieron poco en innovación y desarrollo tecnológico, el desarrollo de varios países en Asia Pacífico que correspondían a cambios de un nuevo contexto económico global al que México no respondió favorablemente.

La propuesta de López Obrador es aplicar las políticas económicas del Desarrollo Estabilizador en un contexto económico global totalmente distinto, en una economía mexicana abierta, siendo uno de los países con más tratados de libre comercio en el mundo. La autosuficiencia alimentaria y el control de precios son otras propuestas que se integran en su modelo, incluyendo el control del precio de la gasolina, que ha aumentado en el gobierno actual, a pesar de haber prometido que la reforma energética lo reduciría, por ello Obrador propone construir nuevas refinerías.

AMLO tiene en mente reducir el gasto del gobierno mediante la austeridad republicana, reduciendo los salarios de los funcionarios, incluido el presidente, quitando la pensión a ex presidentes, vendiendo el costoso avión presidencial, cancelando el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y reduciendo los gastos en áreas que no considera estratégicas. A pesar de ello, no están claras las cifras del ahorro que estas medidas representarían y si sería suficiente para financiar sus demás propuestas, como la de duplicar el salario mínimo.

Frente al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el candidato se ha mostrado abierto a negociar y a mejorar las condiciones para los mexicanos, de no lograrse un acuerdo antes del 1º de julio y de ganar las elecciones, sería el gobierno de AMLO el que negociara el TLC. Finalmente, ha anunciado la reducción de impuestos, pero sin dejar clara su política fiscal. Con estas propuestas pretende reorganizar la economía del país, «sin neoliberalismo», en sus propias palabras, lo que le ha valido ganar el apoyo de buena parte de la población, pero preocupando a empresarios de todos los sectores, entre ellos el más rico de México: Carlos Slim, con quien se ha enfrentado en los últimos días.

Las principales calificadoras se han pronunciado de distinta forma, algunas más optimistas como BMI Research o pesimistas como Fitch Raitings, sin embargo no son fatalistas. A ciencia cierta nadie sabe el resultado que tendrían en la práctica, para algunos analistas AMLO no tendría tiempo de transformar profundamente la economía mexicana, pues requeriría cambios constitucionales que a otros gobiernos les tomó décadas lograr.

 

Latin American Post | Luis Liborio

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…