La vida de contrastes y retos de Gustavo Petro

   Sus raíces humildes no fueron obstáculo para que Petro se convertiera en una de las personas más influyentes de Colombia

La vida de contrastes y retos de Gustavo Petro

De familia humilde, pero siempre destacado como el mejor de su clase; con limitaciones económicas, pero ambiciosos ideales. Así creció Gustavo Francisco Petro Urrego, actual candidato de izquierda a la presidencia de Colombia.

Gustavo Petro tiene 58 años y desde muy joven descubrió que liderar estaba dentro de su naturaleza. El hoy candidato estudió en La Salle, un colegio público de Zipaquirá, Cundinamarca. La misma institución donde Gabriel García Márquez vivió su época académica. Allí, Petro obtuvo uno de los mejores puntajes del Icfes a nivel nacional y fue becado en la Universidad Externado de Colombia donde estudió Economía.

Su postura desafiante ante la autoridad y el status quo, junto con un carácter que algunos han definido como reaccionario, fueron quizá aspectos que lo llevaron a vincularse a los 17 años a la guerrilla del M-19, grupo responsable de la toma del Palacio de Justicia. No obstante, entre sus ideales, la construcción de paz en el país siempre ha sido una prioridad. Razón por la vual, Petro lideró la entrega de armas de esta extinta organización. 

 

 

A post shared by Gustavo Petro (@gustavopetrourrego) on

“Mi pasado es el de un rebelde que no le dio temor enfrentarse a la tiranía”, Gustavo Petro

Entre rejas y reconocimientos 

El 24 de octubre de 1985, Gustavo Petro fue detenido por porte ilegal de armas y propaganda subversiva del M-19. Un acto por el que fue condenado a 18 meses de prisión. Una vez pagada la pena, continuó su formación académica especializándose en administración pública y realizó un magíster de economía en la Universidad Javeriana. Además, Petro hizo estudios de especialización en desarrollo y medio ambiente en la Universidad de Lovaina, en Bélgica y un doctorado en Nuevas Tendencias de la Administración de Empresas en la Universidad de Salamanca. 

El camino político que Gustavo Petro empezó a recorrer a temprana edad lo llevó a convertirse en uno de los congresistas más aplaudidos por desmantelar con sus debates las tramas de corrupción en el país, el paramilitarismo y las ejecuciones extrajudiciales a civiles cometidas por las Fuerzas Armadas de Colombia, conocidas como ‘falsos positivos’.

Para Gustavo Petro, el desarrollo cultural, ambiental y la lucha contra la corrupción hacen parte de sus pilares de vida. No obstante, hay quienes indican que su gran debilidad es trabajar en equipo. A pesar de esto, en 2012 llegó a la alcaldía de Bogotá y su termino, como la gran mayoría de situaciones en su vida, estuvo enmarcado por reconocimientos, logros y críticas. 

“La riqueza está en la diversidad, por eso el camino de Colombia es el de una democracia multicolor”, Gustavo Petro

Entre sus resultados positivos como alcalde se destacan la reducción del desempleo y la pobreza, la disminución de la tarifa del transporte público, la gratuidad del consumo mínimo de agua en estratos 1 y 2, el aumento del presupuesto para la educación y la defensa del medio ambiente. Su labor le otorgó el mérito de la Unesco por los logros alcanzados en política educativa. Asímismo, el reconocido diario The Huffington Post lo posicionó como uno de los mejores alcaldes del mundo, junto a homólogos de Canadá, Francia y EE.UU.

Sin embargo, sus pobres resultados en la mejora de movilidad y seguridad ciudadana, así como  la polémica implementación del sistema de recolección de basuras, empañaron su administración alcanzando altos niveles de desaprobación (68%, según la encuesta de percepción ciudadana: Bogotá Cómo Vamos 2015). 

 

 

A post shared by Gustavo Petro (@gustavopetrourrego) on

Enemigo de la desigualdad, defensor del medio ambiente 

Petro es esposo y padre de seis hijos. Su capacidad de convocatoria y declaración de ‘guerra’ directa contra la corrupción, la segregación y desigualdad en el país, lo han convertido una de las figuras favoritas como próximo presidente de Colombia. 

Para muchos de sus simpatizantes, Gustavo Petro es un líder transparente que sabe garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos y busca un equilibrio entre el desarrollo social, económico y ambiental de la nación. Sin embargo, sus principales críticos comparan sus políticas e ideales con las del fallecido Hugo Chávez en Venezuela y argumentan que Colombia en sus manos podría terminar como el vecino país. Pese a esto, Petro ha sabido posicionarse con sus actos como uno de los personajes más influyentes del país, apoyado por jóvenes y sectores populares que creen en sus habilidades como factor de cambio.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo Jaramillo
Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…