Latinos en Europa: ¿integración?

¡Pocos están ya tan mezclados con los locales como los latinoamericanos!

Latinos en Europa: ¿integración?

Muchísimos son los "escapados" de las abundantes crisis económicas que fueron a parar a las lindes europeas. De ellos, tantos se preguntarán si valió la pena esa vida sacrificada del inmigrante, esos trabajos mal pagos que nadie más quiere hacer, la competencia con otras oleadas de migraciones de pueblos menos pacíficos que también en la vida cotidiana se hacen pocos escrúpulos a la hora de arrebatarles un trabajo, de la manera que sea. La crisis europea que bastona a muchos. La falta de trabajo en Europa también.

A los que les fue bien, en países fuertes como Alemania, Holanda, están hipercontentos aunque obligadamente deben hacer amistad a veces sólo entre ellos porque el idioma es una gran barrera. También para lograr crecer en el aspecto laboral. Es más fácil en los países latinos como España o Italia, donde la lengua no es problema. El asunto es la falta de trabajo, la crisis, sobre todo en Italia.

Entrevistando a Manuel, amigo peruano residente en Freiburg, Alemania, me llega una realidad optimista. Es un placer hablar con él, su entusiasmo hizo que lograra ponerse un negocio, en principio con amigos y luego se lo quedó él, vende ropa muy chula y Freiburg es una ciudad universitaria así que las chicas no dejan nunca de comprar. Sabe gestionar la cosa, hace promociones, descuentos y su simpatía latina llama a los clientes a recomendarlo y a volver. Todo esto después de años de sacrificio y se da el lujo de regalar aretes a las chicas latinas que llegan alguna vez.

En Italia está minado de argentinos sobre todo, porque Argentina ha recibido el mayor número de italianos en el pasado y sus nietos con la ciudadanía reconocida desembarcan ahí, esta vez del avión en lugar del barco, para quedarse. Siendo una península, llegan inmigrantes de todos los flancos, africanos, eslavos, latinoamericanos. Hoy en día la competencia por un trabajo se hace feroz, pero algunos argentinos llegados últimamente, como también peruanos, colombianos, uruguayos, ecuatorianos, logran hacerse un lugar; gracias un poco a los que los precedieron, a sus consejos y avisos sobre cuánto o qué les hacía falta para no cometer errores burocráticos (como reconocimientos de títulos de educación u otros documentos) y llegar provistos de todo eso, porque no se llega en tren de vuelta hasta América con pocos euros como para viajar a arreglar solamente los papeles.

En cuanto a la integración, ¡pocos están ya tan mezclados con los locales como los latinoamericanos! Ya las familias son mixtas y en ambiente cultural se comparte mucho, por ejemplo, ya está lleno de "tanguerías" y de "baleras de salsa" donde bailar tango o cualquier tipo de danzas latinoamericanas y muchos maestros vienen de ultramar también a quedarse, haciendo lo que saben y les gusta y con buena recepción de los europeos, entusiastas con los bailes sensuales que van llegando por vía transatlántica. 

¡Pero si hasta "Habemus Papam" latinoamericano! Nuestro Francisco, allá Francesco, François, Francis, Franziskus, Françesku, Ferenc. Frans, Frantisek, Franciszek, Frantsisk y más.

La integración se da muy fuerte en este siglo con la ayuda de internet, el globo es bien esférico nomás, somos todos hermanos, unidos no obstante las distancias que hoy, gracias a la tecnología, se reducen.

En el próximo artículo, transcribiré algunas entrevistas realizadas a latinoamericanos en Europa. Mientras tanto, me pongo un poncho abrigadito, tejo un bonito tapiz de muchos colores y uno mi corazón al de todos mis hermanos latinoamericanos. Saludos, ¡hasta el próximo artículo!

 

Latin American Post | Mariel Braga

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…