Cómo Uruguay se convirtió en líder latinoamericano en energía eólica

La nación ha logrado lo inimaginable al construir un futuro sustentable en tan solo 10 años

Cómo Uruguay se convirtió en líder latinoamericano en energía eólica

Uruguay vive un cambio sustancial en temas energéticos. Tras una década de trabajo intenso, se convirtió en el líder latinoamericano con mayor proporción de electricidad eólica y en el cuarto país a nivel mundial, según el informe "Renovab les 2017: Reporte Global", elaborado por REN21.

Así el presidente de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas, Gonzalo Casaravilla, puntualizó a la prensa uruguaya que se espera terminar el 2017 con el aumento al 31% de energía sustentable gracias a la construcción de parques de energía eólica.

La revolución energética del país uruguayo comenzó con tan solo el 1% de energía propulsada por el viento sobre la demanda del país en 2013. Tabaré Arroyo, asesor en energías renovables del Fondo Mundial para la Naturaleza y autor del informe Green Energy Leaders, le comentó a la BBC en 2016 que "en 2005 no había energía eólica en Uruguay. Más al 2015 ya había una capacidad instalada de más de 580 MW y al 2020 se cree que habrá una capacidad instalada superior a los 2.000 MW".

De la mano de planes estratégicos gubernamentales, las condiciones geográficas del país favorecieron a que el porcentaje aumentara rápidamente. Cuando en 2005 se hicieron los estudios para determinar la posibilidad de explotar esta energía renovable, se pensaba que sólo algunos lugares podrían ser aptos para esta energía. Sin embargo, todo el país tiene condiciones favorables, pues, a pesar de la semillanura que recorre gran parte del territorio, la estabilidad de buenas mediciones de viento durante todo el año garantiza el éxito de los parques eólicos.

Este éxito, en palabras del ingeniero Santiago Mullin de la empresa Ventus Energía S.A. y asesor técnico de la Asociación Uruguaya de Energía Eólica, se reflejó en la capacidad de entre 40% y 50% para modelos de aerogeneradores tales como V80, G97, V112 que tienen los parques uruguayos de 50 MW.

Así, el año pasado, se alcanzó el 23%, ante Dinamarca, líder del ranking mundial de energía eólica, el cual fue de 38%. Seguido por Irlanda con 27% y Portugal con 24%. Como consecuencia, la capacidad de energía eólica en el país uruguayo aumentó a 1,2 GW, representando el 6.3% del total de la energía eólica en América Latina y el Caribe, siendo el líder indiscutible ese año.

Por su parte, la relevancia de la energía eólica a nivel global se basa que en 2016 fue suficiente para alimentar el 4% del total de consumo eléctrico y 24 países alrededor del mundo ya tienen un desarrollo energético de arriba del 5%. Aunque el aumento respecto a 2015 fue 14% menor a lo que había crecido ese año, se trata del segundo crecimiento anual más importante.

Actualmente, el 22% de la electricidad del país sudamericano con viento. El crecimiento a pasos agigantados de la energía sustentable representa una reducción de la vulnerabilidad al cambio climáticos y la disminución del impacto ecológico de Uruguay. Además, es una alternativa viable a la energía hidroeléctrica que se ha visto impactado por las crecientes sequías que afectan las represas.

 

Latin American Post | Josue Linderman Galeano Rivera

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…