Tesla le apuesta a las energías renovables

La empresa de coches eléctricos le urge acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible.

Desde su fundación, Tesla viene trabajando arduamente por la transición hacia una economía sostenible no dependiente de los combustibles fósiles. Aunque, su negocio central sigue siendo la fabricación de coches eléctricos con diseños deportivos, esta compañía introdujo en 2015 su división de productos enfocados en energías renovables llamado Tesla Energy.

Para hacer frente a este mercado, Tesla Energy lanzó hace dos años una línea de baterías que pretenden cambiar por completo la forma en la que se produce electricidad. Una de ellas es la PowerWall, una batería dirigida a los hogares. Con un diseño agradable y tamaño adecuado para colgar en la pared, dentro o fuera del hogar, es disponible en configuraciones de 7 kWh y 10kWh. Esta batería se carga con energía solar y autoabastece a toda la casa.

La otra línea de baterías es la PowerPack, un modelo capaz de cubrir las necesidades energéticas de las empresas más grandes. Una principal diferencia respecto al modelo anterior es que se trata de una batería de 100 kWh.

La Powerwall y la Powerpack, baterías de la línea Tesla Energy.

Siguiendo con su misión de apostar por las energías renovables, en 2016, Tesla adquirió SolarCity, el proveedor líder de sistemas de energía solar en los Estados Unidos, por 2.300 millones de dólares. De esta manera, la compañía ha reforzado su mercado del vehículo eléctrico con el suministro de placas solares para viviendas particulares y la integración de su línea de baterías con esta tecnología.

Tesla Solar FactoryCon esto y en busca de satisfacer la necesidad de consumo de electricidad que no genere emisiones de gases de invernadero, desde este año, Tesla comenzará la producción de Solar Roof, un panel solar que se integra a la perfección en el diseño de las casas y convierte la energía del sol en electricidad. Gracias a la integración con la batería Powerwall, la energía que se recoge durante el día, se almacena y está disponible en todo momento, lo que permite convertir el hogar en su propia red de suministro.

Toda esta revolución no para allí, también este año, en California, Tesla construyó en un tiempo record de 3 meses la mayor planta de baterías del mundo que podrá alimentar 15.000 hogares durante 4 horas. Las baterías almacenarán electricidad durante el día y la verterán a la red por las noches, cuando sube el consumo.

En América Latina ya se pueden empezar a adquirir estas líneas de productos para los hogares; la compañía tiene tiendas en México.

Sin duda alguna, se trata de una gran apuesta por el futuro del cambio energético y una muy buena ventaja para el mundo entero, ya que todos estos productos ayudan abaratando significativamente los costos de energía eléctrica.

Por Juan David Salgado
Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…