El loro orejiamarillo, en la lista roja de nuevo

 Esta ave oriunda de los Andes enfrenta una amenaza continua que va desde la pérdida de su hábitat hasta la reducción de sus individuos adultos

El loro orejiamarillo, en la lista roja de nuevo

Por esta época del año, en Colombia, se tiene como costumbre comprar un ramo hecho de palma de cera para darle comienzo a la Semana Santa con el domingo de ramos, una solemnidad que se realiza para simbolizar la entrada de Jesús a Jerusalén como se relata en el Nuevo Testamento. Sin embargo, la práctica de utilizar el ramo de palma de cera desde hace unos años ha tomado cierta resonancia por parte de ambientalistas en cuanto a los problemas que puede traer este rito al ecosistema colombiano, resonancia que el gobierno nacional y la iglesia católica han llegado conjuntamente a declarar que esta práctica debe tener un cambio en pro de la ‘Casa común’, como denomina el Papa Francisco al planeta tierra.

A pesar de los esfuerzos por reducir la tala de la palma de cera, y desde las comunidades, diciendo en boca de los sacerdotes que adquieran otro tipo de plantas no amenazadas para utilizar en el domingo de ramos, las personas tradicionalistas y los comerciantes que se aprovechan de la palma hacen caso omiso a estos llamados. Sin embargo, además de la reducción de la palma de cera, hay otro ser vivo que se ve directamente afectado por la tala indiscriminada de la palma, y también, por la caza de sus individuos maduros para ofrecerlos como mascotas, el loro orejiamarillo.

Esta ave, que vive en una buena parte de la Cordillera de los Andes, tiene como hábitat la palma de cera, símbolo nacional de Colombia y especie profundamente amenazada por el rito religioso del domingo de ramos. También, esta palma le permite al loro alimentarse y protegerse de sus depredadores, y de los humanos ya que muchos los cazan para actividades comerciales ilícitas.

Con base en esta problemática, desde la Alcaldía de Bogotá, se ha hecho un llamado para que la población no compre ramos de palma de cera, además de lanzar, junto con el Ministerio de Ambiente Nacional la campaña ‘’En armonía con la vida’’, con la cual, Gilberto Murillo, ministro de Ambiente espera que se entienda que la Semana Santa debe ir de la mano con la naturaleza, y de vivir en paz y armonía con el ecosistema, énfasis que ha sido sumamente importante bajo el papado de Francisco en su encíclica Laudato si’.

Actualmente se estima que haya 2600 individuos de esta especie en su ambiente natural. Sin embargo, la Policía Nacional, la Conferencia Episcopal y demás organizaciones que están pendientes de esta problemática ambiental seguirán en la campaña conjunta de informar a la comunidad católica el peso simbólico y medioambiental que tienen la palma de cera y el loro orejiamarillo para el correcto funcionamiento del ecosistema en el Quindío, departamento afectado por esta práctica.

Finalmente, a los feligreses se les recomienda reutilizar los ramos que tengan de pasadas solemnidades o de comprar plantas que se puedan mantener dentro de los hogares y que no afecten el ecosistema colombiano. El domingo de ramos tendrá lugar para el 2018 el 25 de marzo, día en el que la Policía Nacional incautará ramos de palma de cera a quien los esté comercializando o los haya adquirido.

 

Latin American Post | David García Pedraza

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…