Colombia está cerca de ampliar la brillante historia latinoamericana en la NBA con Braian Angola

Nativo de Casanare, Angola podría ser el primer basquetbolista colombiano en decir "presente" en la mejor liga del planeta

Colombia está cerca de ampliar la brillante historia latinoamericana en la NBA con Braian Angola

Latinoamérica siempre ha producido grandes basquetbolistas, varios de ellos han llegado a la NBA, y unos más selectos ha dejado huella en la mejor liga del mundo. El primer ejemplo es el del argentino Manu Ginobili, pero junto a él muchos otros han destacado como sus compatriotas Luis Scola, Andrés Nocioni, los brasileños Leandro Barbosa, Anderson Varejao y Nene Hilario, los venezolanos Carl Herrera y Greivis Vásquez, el puertorriqueño JJ Barea o el mexicano Gustavo Ayón, entre otros.

Read in english: Colombia is close to expanding the bright Latin American history in the NBA with Braian Angola

Colombia, una nación futbolística, ha venido creciendo en la disciplina del tabloncillo, pero aún no ha podido disfrutar de su primer representante en la National Basketball Asociation (NBA). Sin embargo, hoy esa posibilidad está muy cercana gracias al casanareño Braian Angola, quien se encuentra actualmente en Orlando entrenando con el Orlando Magic, equipo con el que acordó un contrato 'tipo cláusula 10', que le abre puertas para llegar a jugar en la NBA, según reportó la Revista Semana.

Jugadores de más experiencia como Stalin Ortiz y Edgar Moreno han tenido la posibilidad de jugar en ligas respetadas como la de Venezuela y han sido estandarte del baloncesto colombiano en años recientes. Pero la posibilidad de alcanzar la NBA está mayormente representada en jóvenes que han tenido la posibilidad de prepararse en universidades norteamericanas.

En ese sentido, un interesante trabajo de ElColombiano.com rescata nombres como los de “Tony Trocha (2,06 metros), Hanner Mosquera (2,06), Yesid Mosquera (2,03), el propio Angola (1,93), Jhan Paul Mejía (2.01), Tomas Díaz Jr. (1,96), Hansel Atencia (1,83), Juan Aparicio (1,92), Andrés Ibarguen (1,98), Yildon Mendoza (2,03) y Michael Moreno”, todos con el talento suficiente como para por lo menos intentarlo en el mejor baloncesto del mundo.

Posibilidad real de Angola

El portal Marca.com define muy bien la posibilidad del talento colombiano de 1.98 metros de estatura. Angola participará en un ‘Training Camp’ del Orlando Magic junto al resto del plantel. ¿Cómo consiguió el casanareño esta oportunidad? Fue gracias a su actuación con la Universidad Estatal de Florida (Florida State University) y su promedio de puntos por partido, una media de 12.7. En pocas palabras, Angola tendrá roce físico y táctico de pretemporada con aquellos jugadores establecidos con la organización. Es allí donde el jugador de posición 2, escolta, tendrá la posibilidad de impresionar al entrenador Steve Clifford.

Angola está en el foco de todos los medios de comunicación de Colombia. De hecho, recientemente, Kienyke informó que, para tener una avanzada formación que le permita llegar a la gran liga, el casanareño intervendrá en la Liga G, un torneo de desarrollo de la NBA en la que será parte del equipo de Lakeland Magic de Orlando.

El mismo medio de comunicación agrega que espera que “Angola sea elegido y tenga un reconocimiento y sea el primer colombiano en este deporte. Puesto que, en 1992, el bolivarense Álvaro Teherán disputó cinco partidos de pretemporada con los Sixers de Filadelfia, pero al final no fue seleccionado para ingresar a la NBA”.

Quizá te interese leer:  Poder Latino: los mejores del baloncesto universitario de EE.UU.

Como muchos deportistas que superan adversidades vitalicias, está el caso de Braian Angola, nativo de Casanare y quien ya cuenta con 24 años de edad. El primer gran paso en su carrera lo dio con una excelente actuación con el combinado nacional sub17 en un Sudamericano y de allí decidió marcharse a Estados Unidos.

La revista Semana indicó que el sueño de este joven siempre ha sido dedicarse al baloncesto y poder establecerse en la NBA. Sin embargo, un fuerte incidente como lo fue la muerte de su padre, lo puso a prueba y debió convertirse sin querer en una especie de figura paterna de sus dos hermanas menores, Michel y Carol. Meses antes de ese trágico hecho, Angola había sido becado por la preparatoria Findlay en Henderson, Nevada.

Posteriormente y gracias a su talento, Braian fue adquirido por la Northern Idaho College, una Universidad de la NAIA. Según Agmeducation.com, La NAIA (National Association of Intercollegiate Athletics) fue fundada en 1937 con el objetivo de servir principalmente al baloncesto, aunque paulatinamente abrió sus puertas a otras disciplinas deportivas.

Angola fue reconocido como uno de los mejores jugadores de esa competencia y se adaptó rápidamente al idioma para así acceder al siguiente nivel: la NCAA, con su Florida State como reseña Semana.

Su paso por la Summer League

José Tapias, presidente de Piratas Basketball Club, uno de los equipos profesionales más importantes de la Liga Colombiana, no ocultó su satisfacción por lo que está ocurriendo con Angola por lo que, en exclusiva para Latin American Post, señaló: “Es satisfactorio que Braian Angola esté en una organización de NBA, y ya dio el primer paso que es haber participado en la Summer League de NBA en Las Vegas y ahora firmar el contrato que le podría permitir más adelante tener otro contrato de mejor condición, en el cual incluso podría ya percibir ingresos”.

Prosiguió diciendo Tapias sobre Angola “Que un jugador de esta calidad que lo viene demostrando tanto en junior como en senior y que sin ser drafteado tenga esa posibilidad sería sin duda un gran logro. Por ahora debe enfocarse en intentar llegar a la NBA”.

Como indicó el diario El Tiempo, el escolta colombiano recibió una invitación del propio Orlando Magic para estar en la Summer League, un torneo en el que participan las escuadras con los jugadores seleccionados más otros prospectos.

En la mencionada competencia, Angola no jugó con regularidad en las primeras de cambio, pero aprovechó sus oportunidades y subió sus estadísticas dejando promedios de cuatro puntos, 1.8 asistencias y 1.8 rebotes en 15.5 minutos de juego. Además, muestra sacrificio en labores defensivas, algo muy evaluado en el baloncesto moderno.

Finalmente, Angola no ocultó a El Tiempo el significado de la memoria de su padre. “Quiero cumplir el sueño de mi padre. Él quiso jugar en la NBA. Lastimosamente, él falleció, y no podemos hacer nada contra eso. El sueño ya se cumplió. En estos momentos estoy en la Liga de Verano, es un proceso muy importante. En esta liga es donde se descubren los jóvenes talentos. Ya estamos aquí, y la idea es seguir trabajando para seguir adelante”.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…