¿Cómo terminó Chivas vs América convirtiéndose en el Clásico de Clásicos?

Un partido en donde, más que los puntos, se juega el orgullo

América vs Chivas es uno de los encuentros más esperados a lo largo del torneo. El “Clásico de clásicos” que se vive con pasión desbordada, paraliza el futbol nacional y ha dejado una huella indeleble en la historia del futbol mexicano. El sábado 3 de marzo se llevará a cabo el partido número 229 en el estadio Akron, en lo que será una nueva edición del Clásico Nacional, correspondiente a la Jornada 10 del Clausura 2018.

Las Águilas visitarán Guadalajara con la confianza que genera el estar en la primera posición del torneo, mientras que el “Rebaño Sagrado” se considera listo para confrontar a su acérrimo rival, tras la goleada que le propinaron al Cibao en la Vuelta de los Octavos de Final de la Concacaf Liga de Campeones 2018. Sin embargo, en un clásico ninguno es favorito; en estos juegos las estadísticas poco importan y todo indica que este sábado se demostrará el porqué es el enfrentamiento que más motiva a aficionados y jugadores, como se refleja en la boletería agotada faltando 5 días para el juego.

Pero ¿cómo terminó convirtiéndose el América vs Chivas en el “Clásico de Clásicos” y el favorito de los mexicanos?

Rivalidad

El clásico no sería lo que es hoy en día de no ser por la rivalidad entre azulcremas y rojiblancos. Las grandes broncas que han protagonizado estos dos equipos, desde su nacimiento en 1959, le dieron una identidad al juego que, con el paso de las décadas, terminó por convertirlo en clásico.

La primera gran bronca sucedió en 1944, cuando América goleo a Guadalajara 7-2 y por primera vez, ambos equipos aparecen en la primera plana; "América apaleó a Guadalajara 7-2 en un partido de futbol y boxeo", se leía en los diarios del momento.

Sin embargo, la historia cuenta que fue gracias al técnico de las Águilas, Fernando Marcos, que nació la rivalidad entre Águilas y Chivas. A finales de los años 50, a los azulcremas les tocó jugar tres partidos consecutivos en Guadalajara. En el primero obtuvieron un 2-0 ante el Oro. En el segundo derrotaron al Atlas también con un 2-0. Y en el tercero, vencieron al Chivas, que disfrutaba su época de “campeonísimo”, con el mismo marcador: 2-0.  

Al finalizar el encuentro, el técnico americanista declara: “América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos, cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero, o el 20-20-20. Cortesía del América".

En el partido siguiente, tres meses después y con las palabras de Marcos aun frescas, comenzó a verse el resultado de la rivalidad naciente.

Ideologías enfrentadas

En 1959, cuando Chivas comenzaba su época de Campeonísimo, Emilio Azcárraga Milmo, heredero de Telesistema Mexicano (hoy Televisa), adquiere América y busca el arraigo del equipo en la tradición mexicana a través de campañas de publicidad, promoción intensa y la búsqueda de antagonismo con el equipo campeón del momento.

A partir de ese momento, comienza el ascenso de los dos clubes como los más exitosos del país. El Guadalajara, con el eslogan del equipo modesto de pueblo, conformado en su totalidad por una plantilla de jugadores mexicanos, y el América con el poderío que le brinda el estar conformado por grandes fichajes extranjeros, gracias a ser propiedad de Televisa, el imperio económico de México.

Rivalidad entre el interior y la capital. Ricos y modestos. Nacionalismo mexicano y extranjeros. El enfrentamiento de dos ideologías antagónicas de ver, sentir, y jugar el futbol.

Momentos clave

1962. Tras ser expulsado del partido, Guillermo “Tigre” Sepúlveda se quitó la camisa rojiblanca, la puso sobre el césped como tapete y en el Estadio Olímpico Universitario resonaron las palabras que le dirigió a los jugadores americanistas: “Con esta tienen para sentir miedo”. Capitalinos y tapatíos y capitalinos se fueron a las manos y el marcador terminó con un 2-0 a favor de El Rebaño.

1983, la pelea más recordada. Al minuto 25 de las semifinales de 1982-1983, Norberto Outes, tras recibir una falta de Eduardo Cisneros, reaccionó con empujones contra el jugador de Guadalajara. Como consecuencia, fue expulsado y los 22 jugadores comenzaron a repartirse golpes, desencadenando la expulsión del rojiblanco Javier Cárdenas. Finalizando el primer tiempo, otro americanista fue expulsado y el segundo tiempo comenzó con un hombre menos. Cuando Chivas consigue hacerse con un 3-0, Roberto Gómez Junco corrió hacia la porra de Guadalajara y celebró el gol señalando con la mano los tres goles que le habían hecho al América.

1986. Caracterizado por la patada voladora de Alfredo Tena. América ganaba y el tapatío Fernando Quirarte fue expulsado. En medio de la emoción se enfrentó con Carlos Hermosillo, quien lo tumbó al soltarle una patada y se llevó también la expulsión. En su camino a los vestidores, Hermosillo al ver a Quirarte tumbado aun, le soltó una patada en la cabeza y desencadenó una batalla de jugadores y aficionados. En el minuto 72 los 22 hombres y sus respectivas bancas fueron suspendidos, y el partido se reanudó en octubre con un plantel completamente diferente.

 

Latin American Post | Camila González C.

Copy edited by Susana Cicchetto

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…