El Milan de Gattuso: ¿el despertar de un grande?

El histórico club italiano, sumido en una abismal crisis deportiva, parece haber encontrado a su salvador

El Milan de Gattuso: ¿el despertar de un grande?

El segundo club más ganador en la historia de la Serie A italiana y de la UEFA Champions League, el A. C. Milan, ha estado estancado en una profunda crisis deportiva desde el año 2011.

La mala administración de sus directivos, la escasa contratación de jugadores de alto nivel y de entrenadores capacitados, y la falta de un referente que guíe al equipo son algunas de las razones por las cuales el Milan no se ha podido levantar del suelo.

Sin embargo, el conjunto “rossonero” de los latinoamericanos Cristian Zapata, Gustavo Gómez y Lucas Biglia parece haber encontrado al mesías que necesitaba: Gennaro Gattuso.  

“Rino” Gattuso = Mano firme

El legendario jugador italiano que supo hacer historia en el A. C. Milan, pues con el club rojinegro ganó dos Serie A italianas, tres Supercopas italianas, dos UEFA Champions League, dos Supercopas europeas y una Copa Mundial de Clubes, ahora quiere revalidar su rótulo de ganador del fútbol y de hombre insignia del Milán, pero ahora en el rol de técnico.

Gennaro, de fuerte temperamento y alta agresividad, se preparó como entrenador en el FC Sion de Suiza, en el OFI Creta de Grecia, y en los clubes italianos US Palermo y AC Pisa 1909, antes de llegar en mayo de 2017 al equipo filial del Milán, más conocido como el A. C. Milan Primavera.

Esta experiencia en las divisiones inferiores del club de sus amores apenas duró 6 meses, pues en noviembre de 2017, el equipo profesional lo designó como su director técnico a raíz de la destitución de Vincenzo Montella. La crisis apremiaba y el guerrero fue llamado.

Gattuso, hombre rígido y de carácter tosco, ha resucitado al Milan llevándolo a los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League y a las semifinales de la Copa Italia después de eliminar a su máximo rival histórico y compañero de patio: el Inter de Milan.

La mano firme de Gattuso ha hecho que sus jugadores se apropien del club y todo lo que este conlleva, jugando un fútbol más fuerte y comprometido con lo que Gattuso representa. En la Serie A el panorama ha sido similar, pues en 2018 han logrado un porcentaje altísimo de victorias que los ha catapultado a la octava posición, la cual es inusual para su historia, pero prometedora para su crudo presente.

La rudeza y disciplina que ha impreso “Rino” al equipo hará que el A. C. Milan luche hasta el final de temporada por un cupo a uno de los lugares que le pertenece por su historia, es decir, la UEFA Champions League.  

Método feroz

El espíritu de combate de Gattuso ha sido trasladado a sus jugadores por medio de jornadas extensas de trabajo. "Los jugadores han aprendido de primera mano que trabajar duro puede conducir a algo", dijo Gattuso a medios italianos después de que vieran los resultados positivos de sus métodos de entrenamiento.

De igual forma, el técnico italiano hizo un reconocimiento al cambio de mentalidad de sus dirigidos: "Querían hacer sesiones dobles de entrenamiento, algo que generalmente ni siquiera se contempla en los grandes equipos. Luego, después de eso, quieren comer juntos".

Gattuso exige compromiso a todas las personas del club, y piensa en todo su equipo, incluso en aquellos jugadores que no han tenido tantos minutos de juego, por eso deja que estos lo golpeen para generar un buen ambiente. "Sólo quiero hacerlos felices, especialmente a los jugadores que están enojados conmigo porque los dejo en la banca, así tiene la posibilidad de cachetearme”, afirmó Gattuso a medios italianos. La filosofía de rudeza de “Rino”, poco convencional y cuestionada por muchos, ha surtido efecto en el Milan.

El cuadro “rossoneri”, mermado del puesto histórico que se ha ganado en el fútbol, parece haber encontrado al salvador que necesitaba, a un gladiador que deja el alma por su club, a un toro que ahora demuestra que también sabe pensar. Gennaro ha vuelto para resucitar a un grande.

 

Latin American Post | Javier Aldana

Copy edited by Susana Cicchetto 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…