Lewis Hamilton y Fernando Alonso, irreconciliables

Dos de los más grandes pilotos de la F1, que alguna vez fueron compañeros, ahora aseguran que no pueden volver a trabajar juntos

Lewis Hamilton y Fernando Alonso, irreconciliables

Lewis Hamilton afirmó en una entrevista para el diario Stuttgarter-Zeitung que jamás volvería a correr junto a Fernando Alonso y comparó su relación con un imán:cuando dos polos norte se encuentran, se repelen entre sí. Necesitas un polo norte y un polo sur. Dos iguales dan como resultado energía negativa”. Y es que este es apenas un nuevo capítulo en la rivalidad entre el británico y el español.

Lewis Hamilton y Fernando Alonso coincidieron en el año 2007 en la escudería McLaren, y se preveía que iba a ser un año exitoso debido a que Alonso aportaría toda su experiencia al debutante Hamilton, pero lo que sería un campeonato cooperativo entre los dos pilotos terminó transformándose en la fórmula uno para los problemas.

La primera polémica entre los por entonces compañeros se dio en abril de 2007 en Baréin, cuando el coche de Alonso sufrió un accidente insólito: en la noche, cuando el vehículo descansaba para la carrera, un plafón de la iluminación cayó sobre la máquina y averió algunas partes de la aerodinámica, afectando enormemente sus posibilidades de ganar la carrera. Un accidente sospechoso que encendió las alarmas por parte del español.

Ese mismo año, en el Gran Premio de Mónaco, el español iba líder de la carrera y el británico iba en segundo lugar. El equipo les dijo que conservaran sus posiciones, pero Hamilton desobedeció la orden y empezó a perseguir el liderato de Alonso. La carrera continuó, Alonso también aumentó la velocidad y aseguró el primer lugar, pero también consolidó un altercado con su compañero de equipo.

Hubo problemas entre los dos durante toda la temporada, en Hungría, en Bélgica, en Alemania, en Francia, en Japón y en China. Los inconvenientes fueron de tal magnitud que incluyeron acusaciones y peticiones de investigación de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Por otra parte, Alonso sospechaba preferencia de McLaren por Hamilton al encontrar irregularidades en su coche. El equipo estaba roto. Los ánimos caldeados hicieron que ninguno de los dos fuera campeón, pues el español finalizó tercero y el británico segundo, detrás del finlandés Kimi Räikkönen de la escudería Ferrari. Alonso abandonaría McLaren al culminar la temporada.

No había paz entre los dos pilotos, ni en la pista ni fuera de ella. Las relaciones interpersonales son demasiado importantes para formar un equipo. Hamilton lo sabe, y por eso lo explicó en junio de 2017 en una entrevista para el periódico español El País: “No se trata solo de mí, sino de las miles de personas que trabajan en la escudería. Mi relación con Fernando era tóxica. Y además intoxicaba a todo el equipo". El ambiente del 2007 en McLaren era insostenible.

Han pasado muchos años desde aquella temporada de caos, han cambiado de escudería, han disputado muchas carreras, han luchado títulos, han sufrido accidentes juntos, se han atacado, se han elogiado. Es una particular relación de rivalidad que no olvidan, por eso Hamilton asegura que jamás volvería a ser compañero de Alonso, lo que agrega otro ingrediente picante y apasionante a la próxima temporada de la categoría reina del automovilismo.

 

Latin American Post | Javier Aldana

Copy edited by Santiago Gómez Hernández

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…