Venezuela: en camino a la obsolescencia

No hay amigos en el libre mercado