Río de Janeiro: el paraíso que se extingue

¿De dónde vienen los problemas de la Cidade Maravilhosa?