Observatorio Real de Greenwich: Una mirada al universo tras 60 años de descanso

El Observatorio Real de Greenwich reabre sus puertas 60 años después de que el smog de Londres lo obligara a cerrar en 1957

Observatorio Real de Greenwich: Una mirada al universo tras 60 años de descanso

Fundado en 1675 por el rey Carlos II de Inglaterra, el Observatorio Real de Greenwich se creó con el objetivo de mejorar la navegación en el mar y reducir los naufragios mediante el mapeo de las ubicaciones de las estrellas. Está ubicado en el sitio del primer meridiano, la línea que divide los hemisferios oriental y occidental del mundo, de la misma manera que el Ecuador divide los hemisferios norte y sur.

Read in english: Royal Observatory, Greenwich: A look at the universe after 60 years of rest

Sin embargo, en 1957 la industrialización de Londres dio lugar a una contaminación lumínica extrema y una capa de smog que interfería con las operaciones del lugar, por lo que se vio obligado a cerrar.

El 26 de junio se anunció que tras 60 años de descanso el Observatorio Real volvería abrir sus puertas. Esto gracias a una exitosa campaña lanzada por Royal Museums Greenwich en 2017, que ayudó a recaudar fondos para restaurar y mejorar el edificio en el que se encontraba el observatorio.

De acuerdo con The Guardian, el conjunto de telescopios y la remodelación del pabellón fueron pagados por subvenciones, miembros del museo, patrocinadores y donaciones públicas que en conjunto recaudaron más de £ 150,000 para el proyecto.

Esta vez el lugar se encuentra equipado con un nuevo telescopio llamado Annie Maunder, en honor a una de las primeras científicas en trabajar allí. Con un costo de aproximadamente £ 50,000, el telescopio logra capturar imágenes de alta magnificación e imágenes en movimiento del sol, la luna y los planetas del sistema solar.

Según el diario The Telegraph, los astrónomos en el Observatorio Real reabierto esperan presenciar el eclipse lunar "luna de sangre" el 27 de julio de 2018, durante el cual la Luna se tornará de un color rojizo al pasar a través de la sombra de la Tierra.

Lea también: El raro fenómeno de la superluna azul de sangre 

Un caso latinoamericano

En 2018, el Observatorio Astronómico de Quito (OAQ), uno de los más antiguos de América Latina diseñado por Bautista Menten en 1872 y considerado “Patrimonio Monumental de la Nación”, cumplió 145 años de funcionamiento.

Según el diario El Comercio, al igual que el observatorio de Greenwich, la peculiaridad e importancia del OAQ radicaba en su cercanía con la Línea Ecuatorial del planeta, lo que lo convirtió en uno de los mejores de su momento al ser un lugar ideal para la recopilación de datos de los cuerpos celestes en el universo.

No obstante, este observatorio no se ha dedicado solo al estudio del espacio exterior, sino que ha aportado de forma significativa en áreas como la geofísica, la meteorología o la cartografía en el Ecuador.

“Fue construido como un observatorio astrométrico, es decir, que disponía de instrumentos para determinar las posiciones de los cuerpos celestes. Estos datos eran muy importantes, ya que no se tenían datos precisos de la zona Ecuatorial y los instrumentos del observatorio nacional ayudaron a establecer el catálogo fundamental de estrellas: el FK5”, señala a El Comercio Ericsson López, doctor en astrofísica y director del OAQ.

Por último, el OAQ tiene como misión la divulgación científica, por lo que periódicamente esta institución realiza talleres de capacitación a maestros del país para que puedan educar a sus alumnos en astronomía.

 

Latin American Post | Luisa Fernanda Báez

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…