Conozca los cuatro hábitos para tener una piel que no necesita filtros

Según expertos, el secreto para un cutis perfecto está en las prácticas diarias y no en los productos aplicados

Conozca los cuatro hábitos para tener una piel que no necesita filtros

Conseguir una piel nutrida, limpia y radiante es el sueño de casi toda mujer. Con el objetivo de tenerla, se intentan desde extrañas pócimas encontradas en Internet, hasta cuanta máscara sale al mercado. Sin embargo, en medio de tanta información –y tan pocos resultados visibles-, es difícil identificar lo que verdaderamente beneficia y mejora el aspecto de la piel.

De acuerdo con expertos en salud, dermatólogos, modelos y artistas, más allá de los métodos para el cuidado de la piel se debe hablar de los hábitos. De hecho, hay una serie de costumbres en donde todos suelen coincidir debido a los resultados obtenidos. Aquí enumeramos cuatro prácticas simples que están al alcance de todos y aseguran cambios evidentes en el órgano más grande del cuerpo (la piel), de aplicarse con consistencia.   

  1. Sueño de calidad

Dormir pocas horas durante la noche no solo perjudica el sistema nervioso y desmejora la actividad motora y cognitiva del cuerpo, también evita que la reparación propia del organismo se realice. Esto se ve reflejado en el aspecto opaco, seco y cansado de la piel. Asegurar al menos siete horas de descanso pleno durante la noche prolonga el aspecto lozano del rostro y retrasa la aparición de líneas de expresión a largo plazo. En este punto, no solo las horas de sueño juegan un papel importante, muchos expertos aseguran que el secreto para adquirir un ‘descanso de calidad’ radica en sacar los aparatos electrónicos de la habitación o al menos apagarlos.

Si bien no se ha comprobado científicamente las causas que tiene la vibración y ondas electromagnéticas emitidas por el celular en el cuerpo humano, sí es entendible que las notificaciones, sonidos, alertas y chats limitan el descanso y retrasan el proceso de desintoxicación tecnológica en la cual estamos inmersos durante gran parte del día.

  1. Opta por lo natural 

Elegir el tipo de mascarilla perfecta puede convertirse en toda una odisea. En la actualidad, miles de productos, recomendaciones y características disponibles en el mercado, complican la toma de una decisión “sabia”. Por ello, algunas modelos y dermatólogos aconsejan volver a lo simple y orgánico, como las mascarillas aplicadas con productos naturales y que se encuentran en el refrigerador.

Por esta razón, el aguacate se convierte en el elixir en el que muchos coinciden. Aplicarlo sobre el resto dos veces por semana y dejarlo durante 10 minutos en el rostro, es un hidratante que no tiene comparación. Otro tip práctico –y delicioso- son las fresas con miel, realizar esta mascarilla natural una vez por semana elimina las manchas y se convierte en un antioxidante altamente efectivo.

  1. Ejercicio y meditación

Los beneficios de mantener una actividad física regular son innumerables y bien conocidos por la humanidad. Sin embargo, en cuanto a la piel respecta, solo unos minutos de actividad en la mañana son suficientes para mejorar su aspecto. Por ejemplo, realizar un estiramiento, bajar las escaleras en lugar de tomar el ascensor, caminar hacia el trabajo, o respirar conscientemente durante 10 minutos antes de comenzar el día, son hábitos que la piel agradecerá tanto en el corto como en el largo plazo.

  1. Hidratación externa e interna

Beber suficiente agua durante el día es un consejo que no sorprende, pero el cual con seguridad, cuesta adoptar. No obstante, mantenerse hidratado es la clave para conseguir una piel genuinamente luminosa y nutrida. Los expertos recomiendan tomar ocho vasos grandes de agua al día. Para complementar la hidratación interna se sugiere preparar agua de rosas natural para aplicar con un spray en el rostro durante el día.  Este truco es tan simple como poner a hervir pétalos de rosa roja en un litro de agua, dejar reposar y luego embazar en un spray. La mezcla puede conservarse fría en la nevera y aplicarse en la mañana y en la noche.

La clave del éxito de estos simples hábitos radica en la consistencia con la que se realicen. Para mejorar los resultados, los dermatólogos recomiendan una visita habitual al especialista. Adicionalmente, los expertos recomiendan incluir el bloqueador solar como parte primordial de la rutina diaria.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…