Colombia: ¿cómo lucrarse de su desarrollo?

La tasa de desempleo en Colombia oscila en 9% y no se proyectan cambios en los próximos 5 años

Read in English: Colombia: How to profit out of its development

La República de Colombia está ubicada en el extremo norte de sudamérica. La nación megadiversa sufrió una contracción en su economía durante el año 2015 cuando el precio del petróleo, su principal exportación, cayó y se implementó una reforma tributaria.

De acuerdo a la CIA, Colombia es el cuarto exportador mundial de carbón y el segundo de flores y café, también es el cuarto país en la región respecto a la producción de petróleo. Otras ventajas competitivas incluyen esmeraldas, níquel, bananos, carnes y ropa.

El país Latinoamericano recibió especial atención de los medios internacionales luego de que en octubre de 2015 se marcara el fin de su conflicto armado interno; el más largo a nivel mundial. El gobierno colombiano luchó contra la guerrilla marxista FARC desde 1964; el conflicto de 52 años acabó con la vida de 260,000 personas. El acuerdo bilateral duró 4 años en gestarse.

De acuerdo a UNHCR, 6.94 millones de colombianos fueron forzados a salir de sus hogares a causa del conflicto. El país sudamericano sobrepasó a Siria, Iraq y Sudán como el país con más desplazados, obteniendo la poco decorosa primera posición en la lista. Remover individuos de su tierra fue una estrategia ampliamente usada por las FARC para obtener beneficios económicos de la tierra o provenientes del secuestro.

El principal reto del gobierno nacional de frente a las víctimas del conflicto está en su reincorporación a la vida civil; la complejidad proviene de los hijos de los campesinos que nacieron en la ciudad y que son reluctantes a trabajar en actividades agrarias.

La tasa de desempleo en Colombia oscila en 9% y no se proyectan cambios en los próximos 5 años. Considerando la expansión diaria de la fuerza de trabajo es claro que existe un enorme potencial de contratación en la región.

Dadas las condiciones de superávit de fuerza laboral y la riqueza inherente del país, Colombia es terreno fértil para microcréditos agrícolas. Recientes acuerdos de libre comercio con países como Corea del Sur incentivan las actividades productivas rurales al tiempo que el Gobierno Nacional de Colombia sostiene una tasa de usura del 55.1% para microcréditos, tasa de septiembre de 2017.

Los tratados de libre comercio operan como futuros financieros pues existe una fecha de vencimiento del acuerdo donde debe entregarse una cantidad fija de producto. Al producir la obligación a través de la recompra del objeto derivado de microcréditos agrarios se disminuirían los costos marginales de producción a la vez que se maximiza el empleo en Colombia de forma amigable a los inversionistas.

Más prestamistas se interesarían en tomar posiciones en Colombia si diferentes tipos de microcréditos orientados en exportaciones se pudiesen apilar en subconjuntos discretos; hacerlo permitiría crear obligaciones de deuda colateralizada (CDO’s)  que otorgarían opciones de inversión más seguras a los inversionistas más adversos al riesgo.

Colombia tiene inmensas oportunidades pues su amplia y barata fuerza laboral siempre está disponible; una moneda débil fortalece el potencial exportador de un país que podría generar rentas al incentivar a las nuevas generaciones a trabajar en el campo.

 

Latin American Post | David Eduardo Rodríguez Acevedo

Copy edited by Susana Cicchetto

 

 

 

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…