EE.UU.: ¿Comprar un arma es más barato que adquirir un iPhone?

Según The New York Times, desde 2013 se ha registrado un tiroteo por semana en el país

EE.UU.: ¿Comprar un arma es más barato que adquirir un iPhone?

 

No han pasado más de dos meses de 2018 y ya se cuentan al menos 18 incidentes con armas registrados en escuelas de Estados Unidos, de acuerdo con la base de datos de EveryTown for Gun Safety. En este país comprar un arma es más fácil y económico que comprar un iPhone. De hecho, cuatro de cada 100 estudiantes han tenido acceso a un objeto peligroso como este. ¿Realmente es culpa de las laxas leyes para el porte de armas o es un flagelo que ocurre por falta de educación, preparación y acompañamiento?

 

Datos reunidos por The New York Times indican que desde 2013 se ha registrado un tiroteo por semana en EE.UU. El más reciente fue la denominada ‘Masacre de San Valentín´, donde murieron al menos 17 menores y otros 15 resultaron heridos, tras un tiroteo en una escuela secundaria al sur de Florida. Allí, un ex-alumno de la institución ingresó a las instalaciones, encendió las alarmas de fuego y espero la salida de los alumnos en el pasillo para abatirlos con un rifle de alto calibre AR-15.

 

Según información recolectada por el National Crime Victimization Survay, un 4% de los estudiantes entre los 12 y 18 años de edad tiene acceso a armas cargadas y ha llevado a la escuela algún tipo de arma –fuego, cuchillos, estacas-. Aunque la cifra resulta alarmante es una de las más bajas registradas en la última década, puesto que en 2007 se contaban siete estudiantes por cada 100 y en 2005 se contabilizaban seis.

 

Un fusil diseñado para matar en masa

 

El fusil de asalto, utilizado por el atacante en el tiroteo de Florida, es el arma favorita de los asesinos en masa de EE.UU. Esta misma arma ha sido utilizada en el ataque de San Bernardino, California (14 fallecidos), en una institución educativa de Oregon (10 muertos), en la masacre de la escuela Sandy Hook (26 muertos) y en el tiroteo del cine en Colorado (12 fallecidos).

 

Este rifle semiautomático deportivo puede alcanzar un blanco a una distancia de hasta 550 metros y es capaz de vaciar su cargador de 30 balas en menos de un minuto. Esta arma pesa 3,1 kilos y se consigue en el mercado a partir de los 475 dólares. El AR-15 es conocido como la versión civil del fusil militar M-16, un arma diseñada para matar a un gran número de personas en poco tiempo. En el mercado, el precio de un iPhone oscila regularmente en los 999 dólares. De ahí que adquirir un arma sea más económico que comprar un celular.

 

De acuerdo con información de CNN, en los últimos cinco años se han vendido al menos 1,5 millones de estas armas y en total 10 millones de ciudadanos estadounidenses tendrían bajo su posesión un fusil AR-15.

 

Adicionalmente, se estima que en EE.UU. existen 300 millones de armas de fuego en circulación. Según una investigación del Pew Reaserch Center, el 37% de los hogares estadounidenses tiene un adulto que porta un arma, de estos el 74% son hombres y el 82% de raza blanca. Otras estadísticas de la organización Gun Violence Archive, demuestran que en lo corrido de 2017 se registraron más 46.600 incidentes violentos con armas en territorio norteamericano.

 

¿Control de armas o control parental?

 

Cada vez que dramáticos sucesos como el reciente tiroteo en la escuela de Florida suceden, el debate sobre el porte de armas en EE.UU. cae sobre la mesa. Sin embargo, muchos expertos afirman que la responsabilidad no debería adjudicarse solamente al recrudecimiento de las leyes, sino también a la orientación parental, el seguimiento de aptitudes y actitudes en los colegios y el reporte de comportamientos inapropiados que debería llevarse a cabo tanto en aulas, como en el hogar.

 

Para demostrarlo se puede mencionar que tan solo dos días después de la masacre ocurrida en San Valentín, al menos otros cinco menores fueron cuestionados por las autoridades luego de que éstos compartieran fotografías y amenazas con mensajes que exhibían intenciones de perpetrar masacres similares al tiroteo de Florida. Uno de los mensajes distribuidos por un usuario en redes sociales advertía a estudiantes afroamericanos ‘no acercarse al colegio si no querían morir’; otra carta de una niña de 11 años manifestaba que llevaría un arma al salón de clases para matar a todos los profesores y estudiantes.

 

El 29% de los tiroteos en EE.UU. ocurre en centros educativos en EE.UU., esto demuestra que las instituciones se han convertido en blanco de psicópatas, que un intento por llamar la atención global o expresar su irracional inconformidad, protagonizan masacres de dicha índole. En los próximos días, Washington reabrirá el debate sobre el porte de armas de fuego en el país, pero ¿podrán las leyes realmente poner fin a un flagelo social que parece seducir cada vez a más personas?

 

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…