¿Qué se espera con la llegada de ‘Aquaman’ al Ministerio de Ambiente en Colombia?

Ricardo Lozano es un profesional idóneo para ejercer como Ministro dado su conocimiento de las problemáticas ambientales del país cafetero

¿Qué se espera con la llegada de ‘Aquaman’ al Ministerio de Ambiente en Colombia?

LatinAmerican Post intentó hacerle una entrevista al nuevo Ministro de Ambiente; sin embargo, su respuesta fue que tan pronto recibiera “instrucciones del presidente electo, daría las entrevistas a los diferentes medios de comunicación”.

No se trata del superhéroe de la liga de la justicia compañero de Superman y Batman, carece de poderes sobrenaturales que le permitan impartir órdenes a las criaturas marinas, es simplemente un geólogo de la Universidad Industrial de Santander al nororiente de Colombia: Ricardo Lozano Picón.

Todos los medios de comunicación han registrado su hoja de vida y sus anteriores empleos tanto en el sector público como en el sector privado, su origen santandereano. Como buen representante de su tierra, Lozano habla ‘clarito’ y no tiene dobleces en sus posiciones, que defiende con argumentos sólidos al mismo tiempo que escucha contraargumentos.

Hasta su designación como nuevo Ministro de Ambiente, ha venido desempeñándose como el director del Centro Nacional del Agua de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi). Lozano también fue el subdirector de Estudios Ambientales del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales IDEAM, en donde posteriormente llegó a ser su director general durante los años 2008 a 2013.

Con este nombramiento, el presidente electo de Colombia, Iván Duque Márquez, asegura que en la cartera de Ambiente, por primera vez en muchos años, llegue una persona que ha estado sumergida en el tema de las políticas del sector, conocedor de las necesidades y sobre todo, un profesional idóneo para el cargo dado su conocimiento de las problemáticas, posibles soluciones y verdadero estado del sector ambiental en Colombia.

La designación de Lozano Picón, como nuevo Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible del país más biodiverso del mundo por metro cuadrado, rompe la larga tradición de entregar esa cartera con criterios eminentemente de cuotas políticas a profesionales sin preparación alguna en el sector o con graves tachas en sus hojas de vida por sus nexos con empresas privadas dedicadas al extractivismo, abogados, ingenieros y hasta expertos en atención al cliente.

Lee también: ¿Qué hacen los países latinoamericanos para proteger sus bosques?

El presidente electo aseguró que el nombramiento de Ricardo Lozano, "representa una nueva generación motivada por sembrar en Colombia una cultura de respeto y protección de nuestro patrimonio natural".

Más allá de su hoja de vida y de lo que representa, son sus ideas en referencia a las políticas que el país necesita adoptar para garantizar que los recursos naturales, que permiten que su economía crezca sanamente y que las comunidades se desarrollen social y culturalmente, sean protegidos y aprovechados de manera sostenible en el tiempo.

Pero no sólo en lo ambiental es un experto, Lozano también lo es en el tema de las comunicaciones, no sólo por su grado en la especialización en Medios de Comunicación de la Universidad de los Andes, título obtenido en 1995, también por su desempeño en la asesoría de la, laureada internacionalmente, campaña comunicativa Bibo del periódico El Espectador. Por casi una década, el nuevo ministro se dedicó a propiciar la comunicación del tema ambiental a todos los niveles y a todos los públicos, logrando agrupar grandes multinacionales del sector privado, institutos de investigación, medios de comunicación y comunidades en general para evidenciar la necesidad sobre la protección de los Recursos Naturales.

Lozano también es columnista del periódico El Colombiano, desde hace varios años, desde donde ha promovido temas fundamentales, necesarios e imperativos para que el país pueda avanzar económica y socialmente soportado en sus recursos naturales. El tema del ordenamiento territorial y la gestión integral del agua, esta última, su gran bandera de lucha.

Así lo deja ver en una de sus más recientes columnas de opinión publicada en El Colombiano, en la que asegura que “cuando el país entienda que el agua lo es todo para crecer de manera sostenida, solamente ese día podremos estar seguros que vamos por el camino correcto. La gestión integral del agua es el único camino que tenemos para recorrer en los próximos años, integrando el rol de la institucionalidad, conocimiento, tecnología, conservación, restauración, participación, financiación y seguimiento”.

¿Qué se espera de la gestión de ‘Aquaman’ como nuevo MADS?

Lozano ha demostrado ser un convencido de la necesidad de que el tema ambiental sea transversal a todos los sectores productivos del país. Algunos lo acusan de trabajar de la mano con ellos, pero él se pregunta “¿Cómo se puede lograr una protección de los recursos naturales y al mismo tiempo prosperidad económica y social si el tema ambiental no se discute con todos los sectores productivos del país?” Gran acierto, si se toma en cuenta que cualquier economía en el planeta cabalga sobre el lomo del aprovechamiento de los recursos naturales.

Te puede interesar: Los Manglares en Latinoamérica: ¿Qué son y para qué sirven?

Por eso, uno de los grandes aliados suyos en estos temas es el ingeniero ambiental Rodrigo Suárez, quien desde la dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente promovió la transversalización del tema a todos los ministerios del gobierno. Suárez logró incluir asesores en Cambio Climático en los ministerios de Hacienda, Agricultura, Salud, y Minas, entre otros, para que cada una de las políticas y decisiones adoptadas por el gobierno estuviera privilegiada por información proveniente del conocimiento técnico y científico y de esta manera disminuir la posibilidad de una decisión que atente en contra del futuro productivo del país.

Suárez fue el coordinador del equipo de empalme entre los gobiernos entrante y saliente en temas de Medio Ambiente y trabajó junto a Lozano en la conformación de ese tránsito. Por eso, se prevé la conformación de un equipo interdisciplinario que haga, por primera vez en Colombia, cobrar al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible un lugar preponderante y protagónico en la toma de decisiones de la política pública en los diferentes sectores productivos del país.

A parte de transversalizar el tema ambiental a los sectores productivos y carteras del gobierno nacional, la gestión integral del agua y el ordenamiento territorial, se espera que en la era de ‘Aquaman’, se comunique de manera asertiva la importancia del tema ambiental.

Lejos de la desaparición del SINA, Sistema Nacional Ambiental que seguramente se verá fortalecido en sus cinco institutos de investigación, IDEAM, SINCHI, IIAP, INVEMAR y Humboldt, Parques Nacionales Naturales, se espera un fortalecimiento del sistema. Seguramente, también vendrá indiscutiblemente, la modificación en algunas Autoridades Ambientales Regionales que no han dado buenos resultados con respecto a su transparencia, ni a su gestión convirtiéndose en fortines políticos de la corrupción regional.

En Colombia, gracias a la polarización frenética y fanática, ha hecho carrera la torpe idea de desvirtuar cualquier decisión acertada que tome mi contradictor político o ideológico, dividir, disociar y descomponer cualquier idea brillante o cualquier acierto se ha vuelto lo indicado. Es por ello que algunos opositores a las políticas del uribismo han menospreciado el nombramiento de Lozano, adjudicándoselo a una estratagema política de inclusión de la comunidad LGBTI en el gabinete ministerial. Sin embargo, eso es tanto como desconocer las virtudes, la preparación, el prestigio y los logros alcanzados a pulso por un santandereano que no le debe nada a nadie, que no tiene padrinos políticos y que sus más fuertes armas ideológicas son una combinación perfecta entre preparación técnica y científica con un impecable historial de honorabilidad, ese es el nuevo Ministro de Ambiente en Colombia.

 

LatinAmerican Post | Alberto Castaño
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…