¿Cómo está en peligro la selva amazónica?

Un nuevo estudio demostró el daño irreversible que podría estar causando la deforestación en la zona

¿Cómo está en peligro la selva amazónica?

 

La pérdida de bosques en América del Sur ha sido desde las últimas décadas un flagelo difícil de controlar. El impacto ambiental provocado por el hombre ha llegado al punto de amenazar la selva tropical más grande del mundo: la Amazonía. Así lo demuestra un nuevo estudio publicado en la revista Science Advance, en el cual investigadores demuestran que el ‘pulmón del planeta’ está alcanzando un punto de destrucción crítico y de “no retorno”.

 

El estudio que lleva el nombre ‘Amazon Tipping Point’ (Punto de Inflexión del Amazonas), fue liderado por los científicos Thomas E. Lovejoy de la Universidad George Mason en Virginia (EE. UU.) y Carlos Nobre de la Academia de las ciencias de Brasil. Allí los especialistas lograron determinar el grado de deforestación de la selva amazónica y el momento en el que ésta empezaría a impactar el ciclo del agua de la Amazonía, el cual tras verse afectado dejaría de apoyar sus ecosistemas.

 

De acuerdo con la investigación, desde 1970 se han perdido más de 765.000 kilómetros cuadrados de bosque y en los últimos 50 años se ha deforestado el 17% del total de la vegetación en el Amazonas. La cifra pareciera no ser muy alarmante, pero según los investigadores, falta muy poco para tocar un rango de máximo riesgo, puesto que de alcanzar el 20% de la deforestación total se llegaría al punto de inflexión.  

 

"Si el clima cambia -por la deforestación o el calentamiento global- existe el riesgo de que más del 50% del bosque amazónico se convierta en una sabana degradada", así lo explica Carlos Nobre, enfatizando que solo resta un 3% para que la selva más grande del mundo deje de ser sostenible.

 

Un riesgo para la comunidad

 

Las características y humedad del Amazonas contribuye con la generación de lluvias y el bienestar humano de algunas comunidades de Sudamérica, especialmente el sur de Paraguay, el sur de Brasil, Uruguay y el centro-este de Argentina. En Brasil, la región amazónica representa una importante participación agrícola y aunque aún no se puede determinar con certeza las consecuencias que tendría alcanzar el 20% de la deforestación en la zona para los habitantes, se cree que las principales causas serían sequías, pérdidas agrícolas y contaminación de aguas.

 

"El hecho de que la deforestación continúe es una demostración de la dificultad, o casi quiebra, de la democracia representativa en nuestros países sudamericanos. La democracia representativa ya no funciona en Brasil debido a que la voluntad de la mayoría de la población brasileña de preservar la Amazonía no tiene correspondencia en las acciones políticas que vemos que emanan de los estados brasileños", comenta Nobre en la investigación.

 

La pérdida de vegetación en la selva amazónica ha sido en la última década de 5.000 kilómetros cuadrados por año. Aunque la cifra es alta, representa una considerable disminución con respecto a los años 90, cuando el rango de deforestación alcanzaba los 15.000 kilómetros cuadrados anuales.

 

Además de la deforestación, el cambio climático y uso irresponsable del fuego representan una amenaza sustancial para alcanzar en menor tiempo el 20% de pérdida vegetal y vida silvestre del Amazonas. En la Conferencia de París de 2015, Brasil se comprometió a reforestar 12 millones de hectáreas principalmente en el sur de la Amazonía para 2030, esto con el objetivo de revertir el daño humano y preservar una de las zonas naturales de mayor importancia tanto para la región sudamericana como para el mundo entero.  

 

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…