¿Por qué se está hundiendo un pueblo en Argentina?

Más de la mitad de las viviendas están averiadas y el delineamiento de la tierra supera los 15 centímetros en algunos sectores

¿Por qué se está hundiendo un pueblo en Argentina?

Un pueblo Colazo en Argentina amenaza a sus 1.500 habitantes, puesto que ha permanecido hundiéndose bajo los pies de los pobladores, destruyendo construcciones y deteriorando viviendas.

El pueblo ubicado en el departamento argentino Río Segund  vive de la industria de madera y la actividad agrícola, pero esta última podría ser la responsable de que casi la mitad de las viviendas edificadas en la zona urbana de Colazo estén en riesgo de desplomarse en cualquier momento.

En el Colazo, casi todas las construcciones están agrietadas, los suelos y techos desnivelados y las ventanas dobladas. La razón: el exceso de agua en la superficie de la tierra está provocando un leve, pero constante, hundimiento del terreno. De acuerdo con explicaciones de geólogos que han estudiado el preocupante caso, las transformaciones en el medio ambiente han producido el ascenso de las capas de agua debajo de la tierra, aspecto que se conoce como napas freáticas.

Además del incremento de las napas, debido a las características de los suelos en Colazo, la tierra absorbe menos agua y propicia la propagación de acumulaciones hídricas debajo de la superficie, ocasionando el rápido deterioro de las edificaciones que carecen de cimientos.

Para mitigar el colapso de la provincia, la alcaldía del pueblo instaló una costosa serie de bombas de extracción en puntos estratégicos, esto con el objetivo de ayudar a la absorción del agua y acelerar el proceso que de manera natural podría tardar años. Por otro lado, se instó a la comunidad a instalar pilotes o vigas que se entierran y sujetan las viviendas de manera más estable. Sin embargo, según reportan medios locales, la mayoría de los pobladores no ha podido realizar el arreglo debido a los altos costos que este representa.

Plantaciones de soja podrían ser las responsables

La zona donde se encuentra ubicado el Colazo, es una de las más fértiles de Argentina y se conoce como la pampa húmeda. Allí las plantaciones de soja representan gran parte de la economía. No obstante, algunos expertos han señalado que podrían ser estas mismas plantaciones las responsables de los cambios producidos en el suelo y el extraño fenómeno del hundimiento del terreno.

Hace ya varios años, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), había prevenido a Sudamérica sobre la amenaza que podría representar la extensión de los cultivos de soja por la creciente demanda del producto en todo el mundo. De acuerdo con explicaciones del reporte de WWF, para 2020 más de 22 millones de hectáreas de selva y sabana estarían destruidas en la región debido a las plantaciones de soja.

Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay son los países sudamericanos que más han incrementado la producción de soja, extendiendo sus cultivos a lo largo de la sabana. Este hecho estaría contribuyendo con la desaparición de la selva atlántica en el sur de Brasil y este de Paraguay. Afectando así especies vegetales y animales, y, ahora, en el pueblo argentino que se hunde, incluso la vida humana.

Las autoridades locales no han determinado si existe un tiempo límite exacto para calcular el hundimiento total del Colazo. En algunos sectores de la población, el delineamiento de la tierra supera los 15 centímetros y estructuras públicas como iglesias, bancos y la Municipalidad han tenido que ser reparados. Además, otras 220 casas están en riesgo de desplomarse en cualquier momento.  

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…