Brasil: ¿Cuáles son los posibles escenarios para las elecciones del 2018?

Con Lula Da Silva encarcelado, el panorama apunta a complejos procesos judiciales, protestas y a la presidencia de Jair Bolsonaro, el “Trump brasileño”

Cheap Latin American cities for small budget travelers

A tres meses de los comicios presidenciales de Brasil, las encuestas sitúan a Lula Da Silva como candidato favorito. Cuenta con un 32,4% de intención de voto a pesar de que esté cumpliendo una condena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero. Con Lula inhabilitado, el más popular en los sondeos sería el ultraderechista Jair Bolsonaro con 18,3% de apoyo, seguido de la activista y ex senadora Marina Silva con 11,2%, y en tercer lugar se ubicaría el ex gobernador del Estado de Ceará, Ciro Gómez, con el 9%, según los datos del instituto MDA.

Read in english: Brazil: What are the possible scenarios for the 2018 elections?

Es necesario recordar que la lista oficial de los candidatos a la presidencia de Brasil se concretará el 15 de agosto. Hasta entonces, Lula estará a la espera de las apelaciones del Tribunal Superior Electoral sobre su participación en la candidatura presidencial, aunque esté técnicamente inhabilitado por la ley. En caso de que no liberen a Lula, estos son los posibles escenarios que podrían tomar lugar durante los próximos meses en Brasil:

Complejos procesos judiciales

La controversia de Lula se divide entre los que alegan que su encarcelación fue parte de un juego político, y los que están de acuerdo con el agresivo lema de campaña de Bolsonaro, “bandido bueno es el bandido muerto”. Recientemente, diputados del Partido de los Trabajadores (PT) pidieron un Habeas Corpus, institución jurídica que busca evitar las detenciones injustificadas o arbitrarias y que puede colocar en libertad inmediata al acusado si no se presentan las pruebas suficientes para el arresto.

Leja em português: Brasil: Quais são os possíveis cenários para as eleições de 2018?

La petición desencadenó una guerra judicial entre el juez Rogério Favreto, quien procesó la solicitud de liberació, y el juez Gebran Neto, quien insistió en que Lula debía permanecer tras las rejas. Favreto dio un plazo para que la Policía Federal liberara al líder político, ultimátum que no acataron. En vista de esto, el presidente del tribunal, Thompson Flores anuló la orden de liberación de Favreto debido a que Sergio Moro es quien lleva el caso Lava Jato, en el que acusan a Lula de corrupción aunque no haya pruebas claras que lo incriminen.

La defensa del líder político ha presentado hasta ahora 78 recursos de amparo para conseguir su liberación, todos rechazados. “En el caso que Lula Da Silva registre su candidatura, el Ministerio Público Electoral deberá presentar un pedido de impugnación en función de que dicha candidatura es contraria a la Ley de Ficha Limpia” indica un artículo del diario digital Infobae. La ley, propuesta por el mismo Lula Da Silva, determina que ninguna persona con sentencia firme puede ser candidato presidencial.

Protestas

Luego de que se vislumbrara una luz de esperanza con el Habeas Corpus, se suscitó espontáneamente una vigilia nocturna para demostrar apoyo a Lula Da Silva mientras esperaban la decisión definitiva del tribunal. Las manifestaciones más grandes continuaron en ciudades como Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo; Río de Janeiro, Curitiba y en Brasilia frente al Tribunal Supremo Federal. Los que se oponen a la liberación del ex mandatario también protestaron, aunque en menor medida.

“Tenemos que tener manifestaciones en todos los lugares del país, frente a la Justicia Federal, para hacer frente a las instituciones públicas por la liberación de Lula y por la esperanza de un pueblo que está cansado de pagar cuentas desiguales, cansado del desempleo”, pronunció Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de Trabajadores.

De la misma forma, el abogado brasileño Ney Strozake llamó a las movilizaciones en la calle a favor de la liberación de Lula Da Silva. “La presión popular es la única salida ante el Estado de Excepción. La decisión del Gebran confirma una vez más que Lula es un prisionero político. Y ante las circunstancias, la única salida es el pueblo en la calle. La única garantía de la libertad de Lula es la movilización popular”, expresó Strozake ante la decisión de los tribunales.

Jair Bolsonaro, el “Trump brasileño”

El siguiente en las encuestas es el diputado y ex militar ultraderechista Jair Bolsonaro, a quien llaman el “Trump brasileño” por los comentarios altamente racistas, homofóbicos y machistas. El candidato Bolsonaro del Partido Social Cristiano (PSC) ha tenido que pagar multas por sus comentarios ofensivos. Pagó 50.000 reales (más de 16.000 dólares) por decir que “los negros quilombolas ya no sirven ni para procrear”. Quilombolas se les llama a los procreadores de quilombos, comunidad protegida por ser descendientes de ex esclavos afroamericanos liberados o huidos. Anteriormente también fue a enjuiciado y castigado con una multa de 10.000 reales (más de 3 mil dólares) por haberle dicho a Maria do Rosário, diputada del Partido de Trabajadores, que “no merecía ser violada” porque es “muy fea”.

A pesar de los comentarios inadecuados, Bolsonaro se mantiene arriba de los otros partidos con una campaña agresiva en contra de la delincuencia y alejándose del modelo de izquierda. “No queremos ir por el mismo camino de Cuba o de Venezuela y ser todos iguales en la miseria”, aseguró el candidato. Con Lula Da Silva fuera del juego, queda un vacío político difícil de llenar, un ambiente de incertidumbre frente a las elecciones y una desconfianza en el sistema judicial de Brasil, para los seguidores de Lula, como lo ha manifestado el PT desde el encarcelamiento del ex-presidente.

 

Latin American Post | María de los Ángeles Rubio

Copy edited by Laura Rocha Rueda

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…