Mujeres al poder en Latinoamérica

¿Por qué la particiáción política femenina en el continente no crece?

Con el triunfo de Sebastián Piñera como próximo presidente de Chile, las elecciones próximas en la República Mexicana, partidos y congresos de Venezuela, Colombia y más países, se puede ver claramente la línea que está volviendo a tomar Latinoamérica con respecto al papel que juegan las mujeres en la política, dejando a un lado de nueva cuenta que ellas formen parte de las decisiones futuras de cada región.

Por ejemplo, en julio de este año en Argentina se mostró un escaso nivel en cuanto a cargos en el Congreso por parte de las mujeres. En México se avecinan las elecciones el próximo año para presidente de la nación, pero con los movimientos y trapos al sol que no se logran ocultar de cada candidato, se desmanteló la presencia de una posible candidata para representar al país, esposa de un antiguo presidente quien estuvo en cargo de 2006 a 2012, fue lo que le restó bastantes puntos para llegar a la cima y cambiar el panorama machista que se vive en el país.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la proporción de mujeres y hombres en un parlamento han aumentado de una manera muy lenta desde 1995, año en que el porcentaje era de 11,3% y en la actualidad es tan sólo de un 23,3%.

En enero de este año sólo el 18,3% de los cargo ministeriales estaban ocupados por mujeres. Sin embargo no eran cargos en los que se asumiera toda la responsabilidad posible, estos fueron Medio Ambiente, Recursos Naturales, Energía, entre otras más de carácter meramente social, educativo y familiar.

En Latinoamérica sólo dos países se pueden vanagloriar que los mayores cargos los ocupe una mujer. En julio de este año sólo 2 países contaban con el 50% o más de mujeres en un Parlamento, estos son: Ruanda con un 61,3% y Bolivia con 53,1% ya sea en la cámara única o baja.

A escala mundial según la ONU, en junio de este año había 32 Estados en los cuales las mujeres representan menos del 10% del total del parlamento. Los porcentajes quedaron de la siguiente manera conforme a regiones mundiales: países nórdicos con 41,7%; Américas 28,1%; Europa 26,5%; África Subsahariana 23,6%; Países Árabes 19,4%; y la región del Pacífico con 17,4%.

Esto da a conocer el tremendo hueco que existe aún en siglo XXI en el cual se hallan las miles de mujeres que quieren ser parte de las decisiones de una región, de una zona o hasta de un país. No obstante, no es suficiente el paso del tiempo para que nos demos cuenta que el machismo sigue arraigado en los distintos parlamentos, cámaras y partidos de los países líderes en Latinoamérica y en todo el mundo. 

 

Latin American Post | Cristina Torres

Copy edited by Laura Rocha Rueda

Pauta artículos footer

Artículos relacionados Vida

Artículos relacionados Medio Ambiente

Artículos relacionados opinion

Otros
  • 03/12/2018
  • By Bersan Vizcaya

Así vota el venezolano

A  la hora de elegir se despiertan algunos razonamientos básicos que activan al pueblo a votar por un lado o el otro

E-Learning

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…