América Latina: ¿cómo combatir la violencia?

América Latina y el Caribe se mantiene como una de las regiones más violentas del mundo

América Latina: ¿cómo combatir la violencia?

América Latina ha vivido conflictos interestatales y en gran medida conflictos internos que ha conllevado que uno de los retos de la región sea la seguridad nacional y ciudadana. Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el 31% de los Homicidios del mundo ocurren en América Latina y el Caribe, toda vez que el promedio mundial es de 6,4 muertes por 100.000 habitantes y el de Latinoamérica es de 18,6 muertes. Esto evidencia la falta de políticas públicas efectivas que permitan que este indicador disminuya y con ello se logre mejorar la percepción de seguridad de los ciudadanos de las principales ciudades de la región. Sin embargo, ¿cuál puede ser la fórmula?

Un caso de lucha contra la inseguridad

Medellín es la segunda ciudad más importante de Colombia con un aproximado de 2,5 millones de habitantes y representa uno de los modelos de lucha contra la violencia en Colombia. En la década de los noventa, en Medellín se vivía una situación de inseguridad latente, en donde los homicidios eran una problemática en la ciudad, pues la tasa de homicidios era de 381 muertes por 100.000 habitantes. Esta inseguridad era consecuencia del surgimiento y enfrentamiento de grupos ilegales (carteles) que buscaban controlar el negocio lucrativo del tráfico de drogas. Estas estructuras se introdujeron en los barrios de la ciudad y comenzaron a tener control en donde la fuerza pública no tenía acceso. En este contexto, comenzaron a surgir pandillas y bandas dedicadas al sicariato.

Como consecuencia de la situación tan critica que se vivía en Medellín, el gobierno regional y local comenzó a invertir en la política de seguridad ciudadana y en proyectos sociales, con el fin de sacar de una situación de conflictividad a los jóvenes que estaban vinculados a estos carteles y que eran los más afectados. Adicionalmente, se enfocaron en proporcionarle a la población garantías que permitieran mejorar su calidad de vida y de este modo evitar que pertenecieran a esos grupos delictivos. Como resultado de estas políticas de gobierno regional y local se logró impactar de manera positiva la tasa de homicidios, pues se pasó a 29 muertes por 10.000 habitantes en el 2007 según cifras de la OMS. 

Estrategias

Una alternativa es avanzar con iniciativas de seguridad ciudadana y de inversión en proyectos sociales, como lo hizo Medellín y además atacar fenómenos que fomentan la violencia como el consumo de alcohol y drogas y la disponibilidad de armas. Lo anterior, en el marco de una visión social más que con un control policial forzoso, pues está comprobado que estas medidas son efectivas únicamente en el corto plazo.

Adicionalmente, teniendo en cuenta que el reto no es nacional, sino continental, es recomendable que los Estados realicen intercambio de experiencias con el fin de combatir de manera estructural y colaborativa el problema de la violencia en América Latina y el Caribe, abordando de manera particular los casos de las ciudades, teniendo en cuenta que no todas tienen las mismas causas de conflicto, ni las mismas características demográficas y socioeconómicas.

 

Latin American Post | Tatiana Restrepo 

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…