fbpx

 

 

 

 
 

Este es el impacto ambiental del Mundial de Catar 2022

Comparte este artículo

Vista aérea de Doha en Qatar

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | David Rivadeneira Soto

Escucha este artículo


Read in english: Environmental Impact of the World Cup in Qatar 2022

La FIFA declaró la neutralidad en carbono de la Copa, pero las revisiones lo desmienten ¿Cuál es la realidad de su impacto ambiental?.

La Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, celebrada este año en Catar, ha estado particularmente rodeada de polémicas; desde la misma elección del pequeño, pero poderoso país árabe como sede, hasta la huella de carbono que deja la realización de uno de los eventos deportivos más grandes y populares del planeta. La controversia está envuelta en una enorme generación de dinero, fruto, sobre todo, de la publicidad, los derechos de transmisión de los partidos y el mercadeo propio del campeonato mundialista. Además, se estima que hay una movilización de más de un millón de personas que quieren observar y vivir de cerca estas justas del fútbol masculino que suceden cada cuatro años. Pero hagamos un breve recuento de las brumas que envuelven la competencia mundialista.   

El escándalo empieza en 2010 con la cuestionada elección de Catar como anfitrión de este mundial. El periódico inglés Sunday Times, realizó una investigación en el 2014 en la cual se aseguraba que Catar habría pagado sobornos por 5 millones de dólares para obtener los votos necesarios para ser elegida como sede. Otra crítica delicada fue acerca del trato a los trabajadores migrantes que se emplearon en la construcción de los estadios. Aparte de las malas condiciones de empleo, se suman las graves denuncias sobre miles de obreros muertos desde el 2010 por varias causas relacionadas con el trabajo sin condiciones adecuadas.

En un reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el 2020 se indica que, solo en ese año, fallecieron en Catar 50 empleados a causa de lesiones ocupacionales graves. A esto se suman la censura de la monarquía a la libertad de prensa, la discriminación y subordinación de las mujeres, y la violación de derechos de la comunidad LBGTIQ+.

 

Impacto ambiental 0 - 0 FIFA en el Mundial de Catar

A todo el escenario de polémicas que acabamos de contextualizar, hay que sumar las discusiones sobre la realidad del impacto ambiental que causará y ha causado el Mundial de Catar 2022. Según la FIFA, en esta oportunidad, el evento sería el primero en su historia en ser carbono neutro, pero para la asociación sin fines de lucro Carbon Market Watch (CMW), experta en fijación de precios del carbono, tal afirmación está lejos de ser verdad.

Tan solo en el desarrollo de los siete estadios nuevos que tuvo que hacer el país islámico, hay unas emisiones asociadas a su construcción que para CMW podrían haberse subestimado por ocho veces menos que el factor real, según sus cálculos. Para la entidad, el modo en que se contabilizó fue errado: “El enfoque contable más realista y responsable habría sido atribuir todas las emisiones asociadas con la construcción de los estadios al torneo.”

La misma asociación CMW encuentra que, en ese desacertado enfoque contable que le dieron a la medición de la huella de carbono, esa estimación de que la Copa del Mundo emitirá 3,6 megatoneladas de dióxido de carbono equivalente es, por lo menos, inexacta. La FIFA se defiende y explica, en un reportaje del medio Le Monde, que en la construcción de los estadios se utilizaron materiales reciclados, reciclables o de producción local; que una parte del consumo eléctrico provenía de energía solar, el agua se reutilizó, los sistemas de aislamiento y la ventilación se optimizaron y se hizo revegetación del entorno, entre otras medidas. 

¿Ecowashing para un pequeño gigante de la contaminación?

Sin embargo, es paradójico que sea en el Mundial de Catar en el que se declare la neutralidad de carbono, y, a la vez, sea uno de los países más contaminantes del planeta. Catar registra emisiones per cápita de 34,4 toneladas de CO2, al año 2021, según datos sobre medio ambiente de la página web Datosmacro. Incluso, para Greenpeace, la riqueza de Catar, por ser el segundo exportador del mundo de gas natural licuado o GNL (106,1 miles de millones de metros cúbicos en 2020), es su pase de validación actual para el lavado de imagen, gracias a la crisis energética para Europa por la falta del combustible que no llega de Rusia. 

Lee también: Las 5 selecciones que pueden sorprender en Qatar 2022

En sus argumentos de defensa, el Comité Organizador del Mundial de Catar 2022 afirmó, para el diario Le Monde, “que el 79 % de los desechos sólidos de las obras de construcción de los estadios se reciclaron (...) y que estos edificios utilizan sistemas de aire acondicionado más eficientes desde el punto de vista energético”. Precisamente, el sistema de aire acondicionado dentro de los estadios es uno de los puntos de los que se enorgullecen los organizadores.

El ingeniero Saud Abdul Ghani, quien está detrás de su diseño, dijo a la BBC, que durante años ideó la forma de crear un ambiente agradable para el máximo número de personas, en lo que denominó "confort térmico": lo que buscaron es que, tanto público como jugadores, se sientan frescos mediante un constante flujo de aire que se renueva. Todo, alimentado por energía solar. Así y todo, Julien Jreissati, de Greenpeace Oriente Medio, en declaraciones para Earth.org, mantiene los señalamientos de un lavado verde para Qatar.