fbpx

Rusia hace tambalear pacto sobre el grano de Ucrania y fortalece la inflación

A pesar de la distancia geográfica, lo que está ocurriendo en Ucrania sigue afectando a Latinoamérica. Estos son los impactos para esta región y el mundo por el paso del grano desde Ucrania le dan mayor poder a Rusia ante el aumento de la inflación

Trigo

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | David Rivadeneira Soto

Escucha este artículo


Read in english: Russia shakes Ukrainian grain pact and strengthens inflation

En julio pasado se logró la firma de un acuerdo entre Moscú y Kiev, en el que intermediaron la ONU y el gobierno de Turquía en cabeza de Recep Tayyip Erdogan, para que los granos cultivados en Ucrania pudieran pasar por el Mar Muerto sin el impedimento de Rusia, desbloqueando así el transporte de trigo, maíz y cebada hacia otros países, en especial los más pobres. Esta medida fue tomada para mediar en la crisis alimentaria y en el represamiento de granos en territorio ucraniano como consecuencia de la guerra. Volodímir Zelenski, en su momento manifestó que aceptaba este pacto por la mediación de la ONU con el fin de no agudizar la situación de hambruna en naciones de África y Asia.

Por su parte, para Vladímir Putin, suscribir este acuerdo era parte de retomar su papel como actor legitimo en la arena de la política internacional, según explicó el profesor de ciencia política y relaciones internacionales de la Universidad ICESI, Vladímir Rouvinski, al medio France 24 en Español. El corredor seguro que se había establecido gracias al pacto del grano queda expuesto y en peligro sin el compromiso de los rusos. El mismo profesor manifiesta, que la desconfianza mutua entre Ucrania y Rusia, desbarata la continuidad del acuerdo, aunque Rusia recién anuncia mantenerse.

Entre la guerra de Rusia y Ucrania y otros factores

Por su parte, Rusia expresa que los barcos están siendo utilizados para otros fines. Según lo comunicado por Putin en una reunión del Consejo de Seguridad de su país, el más reciente ataque a la base naval rusa en Crimea fue la razón por la que decidió unilateralmente suspender lo pactado con la ONU y Turquía. Como consecuencia de este retiro temporal quedaron alrededor de 200 barcos con trigo estacionados en el corredor marítimo. Si bien, se logró la reanudación del pacto, el presidente ruso fue tajante en aclarar que se reservan “el derecho de retirarse de este acuerdo si Ucrania viola estas garantías”.

Según la colombiana Gloria García-Parra, directora de Oxfam para Latinoamérica, en una entrevista para el medio DW en Español, la crisis alimentaria ha sido una suma de factores que vienen actuando desde hace más de una década, por lo que la reanudación de las exportaciones del grano ucraniano repercute de manera positiva en la disminución de precios, pero por si sola no soluciona la situación de poblaciones vulnerables ante la volatilidad. Por otro lado, los costos de los alimentos, en este caso los granos, han venido siendo afectados desde hace un tiempo por diversas razones entre las que influyen en mayor medida el cambio climático, los aumentos en el valor de los combustibles y de los insumos como fertilizantes y semillas; por supuesto, a todo ello se suma la guerra y el represamiento del grano.

El verdadero peso de los granos de Ucrania en nuestro pan de cada día

Vueltos a mirar sobre las influencias de la falta del trigo de Ucrania, el principal grano que exporta hacia otros países, es importante reconocer que, según las cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, los ucranianos ocupan el séptimo lugar en exportación del cereal con 33 millones de toneladas, lo que los ubica en un importante reglón del suministro de este alimento, aunque contrario a lo que se suele decir de su primer lugar como productor y exportador del grano. En el mismo sentido, la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura, FAO, indicó que este año por causa de la guerra un tercio de las tierras cosechables de Ucrania no podrían generar cultivos, lo que significaría que 26,4 millones de toneladas de trigo, maíz y cebada no saldrían a los mercados.

Para seguir dimensionando el peso de la guerra entre Rusia y Ucrania en la producción de alimentos a nivel mundial, es útil conocer la cifras de la Unión Europea al respecto, según la cual los cultivos ucranianos de trigo representan el 10% de lo que se produce en el mundo, mientras que el maíz es el 15%, la cebada el 13% y el girasol para elaborar aceite el 50%, respectivamente, siendo este último el de mayor demanda. A pesar de lo alarmante de estas cifras, se puede deducir que de los países latinoamericanos el más afectado por el peso de las importaciones desde Ucrania hacia su territorio es México que era uno de sus principales importadores de maíz, esto según datos del Observatorio de Complejidad Económica (OEC), pero hasta 2018, ya que no hay más información recientes desde la pandemia.

La misma ONU expresa que las regiones más afectadas con estas circunstancias sobre el pacto del grano son África, Oriente Medio y Asia. Según estudios de Aldana Rosillo, citados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el mayor impacto en Suramérica lo causa la escasez de fertilizantes que incide en los costos totales de la producción agrícola; el maíz amarillo y el café, los más pronunciados, en porcentajes del 40%, y del 20% en el caso del arroz, las papas y la caña de azúcar.

Por otra parte, en países como Colombia, según datos de la Asociación Nacional de Industriales, ANDI, el 99,7% del trigo que se usa en la industria nacional se importa, lo que pone a productos como el pan en la línea de los que más absorbe incrementos. Pilar Ortiz, la directora de la Cámara de Federación Nacional de Molineros de Trigo (Fedemol), a las dificultades que ha traído la guerra con el bloqueo para la importación de trigo, le suma el sobrecosto en fertilizantes y el dólar alza para el cóctel que pone el pan de cada día más costoso. La Asociación Nacional de Fabricantes de Pan (Adepan), en declaraciones recientes a la W Radio, manifiesta que es un desafío para los panaderos con toda la incertidumbre actual del mercado de granos sostener un precio estable, razón adicional para los aumentos. Con esos datos hay que hacer fuerza para que pronto soplen vientos de paz entre Ucrania y Rusia.