fbpx

El “Código de la Familia” que permite el matrimonio igualitario en Cuba

La isla caribeña acaba de votar a favor del "Código de la Familia", que permite varios derechos liberales como el matrimonio igualitario en Cuba, pero sigue sin permitir libertades democráticas.

Manos de mujeres ubicando anillo en sus dedos

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The “Family Code” that llows same-sex marriage in Cuba

Cuba siempre ocupa los últimos puestos en índices de democracia en Latinoamérica. La falta de elecciones libres, de libertad de expresión y la persecución política, son signos de preocupación dentro de la comunidad internacional. Sin embargo, y paradójicamente, la isla caribeña recientemente amplió las libertades y derechos de las minorías mediante un referendo.

Con una participación de más del 70% del censo electoral, los cubanos aprobaron el “Código de la Familia”, una serie de normativas que permite el matrimonio de parejas del mismo sexo, la gestación solidaria y la distribución de derechos parentales, entre otras medidas liberales. El planteamiento tuvo una gran receptividad dentro de los votantes.

El apoyo a las nuevas medidas superó el 66% de los electores, mientras que el NO solo obtuvo un poco más del 33%. Esto indica que 2 de cada 3 cubanos están a favor de las nuevas políticas progresistas. Es un país donde la religión no juega un papel influyente; poco más del 65% se declara cristiano. Sin embargo, el sincretismo y las fusiones con religiones y creencias africanas conviven; y es un país que se ha denominado oficialmente ateo.

De esta forma, Cuba se convierte en el octavo país latinoamericano en permitir el matrimonio igualitario, luego de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay, junto con algunos estados mexicanos.

También te puede interesar: Estados Unidos: La visa no soluciona la crisis migratoria, ¿cuál es la alternativa? 

En comparación con el último referendo, celebrado en el 2019, la participación se redujo cerca de un 10%. En ese entonces, los cubanos votaron por cambios en la constitución como el reconocimiento de la propiedad privada; limitar a dos periodos de 5 años los mandatos presidenciales; criminalizar la discriminación de género, etnia o discapacidad; crear la presunción de inocencia en el sistema judicial y restablecer el cargo de Primer Ministro, eliminado en 1976.

A pesar de varios cambios favorables a un aumento en la democracia, hubo varios grupos que denunciaron el referéndum de 2019 y lo tacharon como una máscara para ocultar la violación de derechos humanos y políticos en la isla. Organizaciones como la OEA y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos advirtieron que este texto carece de partición y pluralidad. Asimismo, lo señalaron de ser una imposición del Partido Comunista cubano, único partido permitido en el país caribeño.

Algo similar se está viendo durante este último ejercicio democrático. Varios grupos celebran la aprobación de derechos de minorías dentro de la sociedad, pero advierten la falta de una democracia consolidada y libre.

¿Qué aprobaron los cubanos en el nuevo "Código de las Familias"?

Además de medidas como el matrimonio igualitario, la adopción por parte de parejas del mismo sexo y el alquiler de vientres (sin fines de lucro), también incluye medidas para eliminar la violencia de género y prohibir el matrimonio infantil. Igualmente, protege la relación entre abuelos y nietos, permite a madrastras y a padrastros figurar como tutores y evita que agresores domésticos puedan ser elegidos como custodios de menores.

La paradoja de la democracia cubana

A pesar de vivir uno de los procesos democráticos más importantes en los últimos tiempos, Cuba carece precisamente de una democracia libre. Varias organizaciones internacionales, como Human Right Watch, han advertido de la fuerte represión y persecución política en contra de opositores al régimen de Díaz-Canel.

En el 2021, la revista británica The Economist (de ideología centro-derecha) calificó a Cuba como el segundo país con la peor democracia en la región, solo superado por Venezuela. El régimen impuesto desde Fidel Castro superó países como Nicaragua y Haití. La isla quedó en el puesto 142, dentro de 167 regímenes políticos en el planeta, con una puntuación de 2,59 sobre 10, lo que lo deja como un régimen autoritario, según el medio.

Una de las principales causas del deterioro de la democracia liberal en el planeta, según la revista, fue la pandemia y las medidas restrictivas que tomaron los Gobiernos por motivos de políticas de salud pública.

Los riesgos de poner los derechos a ser votados

A pesar de que en el referendo cubano se votó favor de derechos de minorías, no siempre es válido poner en consideración de las mayorías derechos olvidados de los demás.

Ejemplos como el holocausto, la esclavitud y la discriminación racial en Sudáfrica demuestra cómo el poder dogmático de las mayorías se apoyan en derechos democráticos para discriminar minorías. Es por esto que (y a pesar de que día a día los derechos LGBTI+ son más populares) las elecciones democráticas no son el camino idóneo para garantizar derechos y bienestar para las minorías, más cuando han sido discriminadas históricamente.