fbpx

Políticas climáticas: ¿cuáles son los países más y menos compremetidos de América Latina?

Los países deben responder al cambio climático con medidas que permitan desarrollar capacidades de adaptación y proyectos de transformación hacia la sostenibilidad. No obstante, no todos van al ritmo necesario.

Mujer pintando un cartel

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Climate Policies: Which are the Most and Least Compromised Countries in Latin America?

Las políticas climáticas están encaminadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el fin de cumplir con el Acuerdo de París para evitar que la temperatura media del mundo supere el aumento de 1,5 grados (máximo 2 grados) respecto a los niveles preindustriales. 

Los recientes discursos de varios presidentes Latinoamericanos en la Asamblea General de Naciones Unidas pusieron foco en la protección del medio ambiente. Gustavo Petro, de Colombia, enfatizó en la conservación del Amazonas; Gabriel Boric, de Chile, hizo un llamado a pensar en la justicia climática y Jair Bolsonaro, en Brasil, mencionó que ha luchado para preservar el medio ambiente. No obstante, una cosa son los discursos y otra las políticas climáticas reales. Por ejemplo, durante el gobierno de Jair Bolsonaro, la deforestación de la Amazonía ha alcanzado cifras históricas y, con referencia a su discurso en la ONU, sus acciones son contradictorias.

Te recomendamos leer: Infografía: Deforestación del Amazonas alcanza 1,6 millones de árboles por día en 2022

Rastrear la acción climática: todo un desafío

Hacer un seguimiento a las políticas climáticas y ambientales de los Estados no siempre es una tarea sencilla. Hay muchos intereses económicos detrás de la explotación de los recursos naturales y esto dificulta la transparencia. Asimismo, América es la región más peligrosa para los defensores ambientales, de acuerdo a Global Witness, una organización que documenta las muertes de defensores desde 2012. Colombia, Brasil y México son los países más peligrosos en este sentido.

Por esta razón, que los países del continente ratifiquen el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe (más conocido como Acuerdo de Escazú) es un paso fundamental para que exista más transparencia en las cifras. Además, es clave para la justicia y la implementación de las políticas ambientales. 

Sin embargo, también existen herramientas que permiten hacer un seguimiento a los gobiernos y medir su compromiso con la lucha contra el cambio climático. Climate Action Tracker CAT es una de estas. Se trata de un rastreador de acción climática creado por Climate Analytics y NewClimate Institute. "El Rastreador de Acción Climática es un análisis científico independiente que rastrea la acción climática del gobierno y la mide en relación con el objetivo del Acuerdo de París", señala la organización. 

El CAT hace un seguimiento a 39 países y a la Unión Europea, que se estima generan cerca del 85% de las emisiones globales y cerca de un 70% de la población. En esta muestra, analiza el efecto de las políticas sobre las emisiones, el impacto de las promesas y objetivos fijados, y cómo están alineadas sus políticas a escala global. En Latinoamérica, monitorea a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú.

La herramienta utiliza un método de clasificación al estilo de un semáforo, con las categorías: "1,5 °C compatible con el Acuerdo de París", “Casi suficiente”, “Insuficiente”, “Altamente insuficiente” y “Críticamente insuficiente” en relación con su compatibilidad con las metas establecidas de aumento de las temperaturas.

Costa Rica, históricamente el más comprometido

De los países estudiados, Costa Rica es el único que alcanza una valoración positiva con el puntaje de "Casi suficiente". Es decir, "si bien las políticas climáticas de Costa Rica son consistentes con el límite de temperatura de 1,5 °C del Acuerdo de París, sus compromisos climáticos no lo son, pero podrían ser con mejoras moderadas", señala el CAT. De hecho, el país ha sido reconocido por diversos organismos internacionales por sus políticas de protección ambiental.

"Más de 98% de su energía es renovable, la cubierta forestal alcanza más de 53% del territorio después de un arduo trabajo para revertir décadas de deforestación, y alrededor de una cuarta parte de las zonas terrestres se han convertido en áreas protegidas o reservas", asegura el Programa para el Medio Ambiente de Naciones Unidas con referencia al país centroamericano.

De hecho, en su Constitución de 1949 ya se establecía que “toda persona tiene derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado”. Asimismo, el país este año lanzó su primer Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, que, de acuerdo a información de su presidencia, plantea la hoja de ruta para desarrollar resiliencia durante los próximos 5 años. No obstante, el gobierno actual, elegido en 2022, ya ha sido cuestionado por ambientalistas por no mostrar el mismo compromiso. 

Brasil, Chile y Perú: insuficientes

Estos tres países obtienen una clasificación de insuficiente de acuerdo con el CAT. De acuerdo con el informe, aunque Brasil se encuentre en esta clasificación, su situación no tiene buena proyección. "La deforestación en Brasil aumentó en 2020 y 2021, en gran parte debido a la actividad minera ilegal y la ganadería. Además, la débil aplicación de la ley y las actividades ilegales facilitaron el acceso a las tierras protegidas. Sin ningún cambio en las políticas actuales, se espera que las emisiones continúen aumentando, dejando nuevamente a Brasil lejos de alcanzar sus objetivos climáticos". 

En cuanto a Chile, es el que mejor parado sale de los 3. "Chile ha logrado un progreso muy sustancial en la acción climática (...) las proyecciones de emisiones actualizadas de Chile bajo las políticas y acciones actuales se estabilizan, en lugar de aumentar, y las políticas planificadas del gobierno, si se implementan, alcanzarían un máximo de emisiones antes de 2025, superarían los objetivos de NDC de 2030". El país andino podría ser líder en las políticas climáticas de la región. Por su parte, Perú es clasificado como un país actualmente inestable respecto a las políticas ambientales, por sus cambios políticos y constantes y su avance lento en políticas climáticas.

México, Argentina y Colombia: altamente insuficientes

Para el CAT, Argentina necesita mejoras sustanciales en muchas áreas para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. En suma, está con un importante retraso en políticas climáticas. Respecto a Colombia, sus mayores retos son en energía y transporte, pese a que ha aumentado sus compromisos. En cuanto al país norteamericano, el análisis señala que: "las políticas climáticas de México bajo el presidente López Obrador continúan retrocediendo, ya que se prioriza el uso de combustibles fósiles y se desmantelan las políticas e instituciones relacionadas con el clima".