fbpx

 

 

 

Opinión: ¿Es el metaverso una tecnología sobrevalorada?

El Metaverso es la última nube de humo que nos quieren vender desde Silicon Valley.

Mark Zuckerberg

Foto: LatinAmerican Post

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: Is the Metaverse an Overrated Technology?

Hace meses, el mundo de la tecnología, en cabeza de nombres reconocidos como Mark Zuckerberg, nos está tratando de vender la idea de que el metaverso es el próximo gran paso para la interacción humana.

La promesa de Zuckerberg, de un mundo de realidad virtual en el que podremos trabajar, entretenernos y vivir una doble vida, se está quedando bastante corta, por decir poco. Hace unos días, el fundador de Facebook dio a conocer el último demo del universo de realidad virtual que está construyendo, Horizon Worlds y fue el hazmerreír del Internet. No solo los gráficos que mostró parecían pertenecer a una generación de consolas de hace más de 15 años, sino que su “mundo virtual” estaba completamente vacío. Además de unos árboles y colinas, no hay nada en términos de paisaje que un videojuego moderno le tenga que envidiar a este proyecto de 10 billones de dólares. 

Pero este no es el problema principal que enfrenta el metaverso. De hecho, esta tecnología podría estar condenada desde su punto de acceso inicial, los mismos lentes de realidad virtual.

También te puede interesar: ¿Cómo sacarle ventaja a las nuevas funciones de Google Meet? 

Y es que, para la gran mayoría de la gente, unos lentes de realidad virtual son una tecnología  incómoda, costosa e inconveniente. Dejando a un lado el hecho de que esta tecnología excluye a aquellos que tienen discapacidades motoras en su cabeza o brazos, los lentes de realidad virtual causan un cansancio mental que hace difícil su uso por periodos extendidos de tiempo.

Pregúntele a cualquiera que haya interactuado con esta tecnología. Después de algunos minutos, empiezan a doler los ojos, la cabeza e, incluso, algunas personas experimentan mareos poco después de comenzar a usar los lentes. Estas son barreras biológicas que esta tecnología aún no ha logrado superar. 

Por otro lado, no hay que darle vueltas al asunto, es mucho más fácil utilizar un teclado o un control que un set de realidad virtual. Los controles de realidad virtual son imprecisos, mientras que, los teclados se ajustan a los movimientos que hacemos día tras día en el trabajo. Son más familiares para nosotros. 

La pandemia demostró que no hay sustituto para la interacción en persona

Por otro lado, la idea de que el metaverso se convertirá en la nueva manera principal de interactuar de las personas es poco creíble. Durante la pandemia, tuvimos todas las herramientas necesarias para conectarnos con los demás, al punto que incluso trabajos que habían sido presenciales desde siempre pasaron a ser virtuales del todo.

Sin embargo, a pesar de la constante interacción en línea que tuvimos, muchas personas notaron alteraciones en su salud mental debido a la falta de comunicación presencial. Las conexiones en el mundo real son irremplazables, y las conexiones en línea son un reemplazo anémico para estas. Si el metaverso quiere convertirse en el próximo locus de interacción humana, tiene que buscar una manera de que las interacciones en línea sean tan satisfactorias como las interacciones en la vida real. 

Son muchos los obstáculos que tiene que superar un mundo virtual para comenzar a ser un reemplazo para las actuales redes sociales, mucho menos para el mundo real. La pregunta que queda es sí Zuckerberg lo sabe, o se está apegando a su visión actual por puro orgullo.