fbpx

Gustavo Petro: ¿Cuál va a ser su relación con la oposición venezolana?

El nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro, se debate entre un completo entendimiento con su homólogo venezolano y la protección de exiliados.

Gustavo Petro, presidente de Colombia

Foto: TW-petrogustavo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Gustavo Petro: What Will Be His Relationship With the Venezuelan Opposition?

Mientras los gobiernos de los presidentes Nicolás Maduro (Venezuela) y Gustavo Petro (Colombia) avanzan en el restablecimiento en las relaciones bilaterales, crece la incertidumbre de la posición que tendrá el nuevo inquilino en la Casa de Nariño con la oposición venezolana.
Durante los años de la crisis social y política en Venezuela, millones de venezolanos encontraron refugio en Colombia. Dentro de los refugiados también hay un número desconocido de perseguidos políticos del Gobierno de Maduro y que ahora ven con recelo el nuevo presidente colombiano.

En búsqueda de un nuevo aliado

Durante años, el expresidente colombiano Iván Duque fue el más grande aliado de la oposición venezolana en la región. No solo fue uno de los primeros gobiernos en reconocer al opositor Juan Guaidó como presidente interino, en paralelo a Nicolás Maduro, sino que también brindó refugio a varios opositores al chavismo.

Mientras Duque estuvo de presidente colombiano, la oposición encontró refugio, asilo y hasta centro de operaciones en el país. El expresidente colombiano estuvo plenamente comprometido con la causa y no restableció relaciones con Maduro bajo ninguna circunstancia.

También te puede interesar: Bolsonaro recorta ventaja sobre Lula, ¿a qué se debe esa tendencia? 

Sin embargo, ese compromiso que Duque y el uribismo (movimiento al que pertenecía el político conservador) dispuso siempre a la oposición venezolana, fue retribuido y aclamado por importantes figuras políticas alejadas al chavismo. Tanto que la participación de varias de estas en las pasadas campañas políticas en Colombia a favor de figuras de derecha y en contra de los candidatos de izquierda podrían pasar cuenta cuando hoy el actual presidente es Gustavo Petro.

Guaidó y Petro

Mucho antes de posesionarse como mandatario, Petro calificaba al presidente interino venezolano como un “presidente inexistente”. Aunque sus argumentos eran claros en el poco control que tenía Guaidó de las instituciones venezolanas, muchos, hoy, ven esto como una clara lejanía entre ambos.
Es por esto que desde hace una semana, el político venezolano anunció que "Vamos a buscar mecanismos formales de comunicación con el presidente y con el Gobierno de Gustavo Petro. (...) Hasta ahora no lo hemos hecho más allá de algunas reuniones informales, pero vamos a buscar formalmente tener interlocución por la importancia para los venezolanos", en rueda de prensa.

Además, aclarar que Gustavo Petro en campaña, también tachó al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela como una dictadura. Esto deja espacio para que el nuevo presidente colombiano pueda maniobrar entre un restablecimiento de relaciones con el país vecino, pero manteniendo una distancia saludable para él, su Gobierno, y los opositores venezolanos.

La oposición más allá de Juan Guaidó

Ya se sabe que Petro, diferente a lo que prefirió Duque, restablecerá relaciones con el Palacio de Miraflores. Lo que aún no se sabe es qué relación tendrá con varios miembros cercanos a Guaidó y miembros de la oposición.

Porque, precisamente, durante los años de mayor persecución política a los opositores venezolanos, muchos huyeron a Colombia. Los perseguidos políticos de Maduro, entre dirigentes de partidos y periodistas, llegaron a Colombia como exiliados. Aún está vivo el recuerdo de varios soldados desertores de la Guardia Nacional venezolana que huyeron de Venezuela y fueron recibidos por Iván Duque. A su llegada, se les prometió refugio y apoyo. 

Ahora la pregunta será si, de emitirse órdenes de captura de Venezuela, Petro permitirá la extradición de líderes de oposición. El miedo es latente y es por esto que Juan Pablo Guanipa, dirigente del partido opositor Primero Justicia, pidió al nuevo presidente Petro, que “proteja a los perseguidos y exiliados políticos”

“Asegurar la protección a los perseguidos políticos y exiliados venezolanos en su patria es una obligación adquirida por Colombia en el derecho internacional. Maduro tratará de echarle mano a esta disidencia, el Estado colombiano y sus instituciones son el último muro de contención para que no terminen en los calabozos de la dictadura”, dijo Guanipa en una nota de prensa.
Un exlíder estudiantil y preso político venezolano, Pablo Parada, dijo para Bloomberg que se siente “muy inseguro en Colombia en este momento. Los vínculos de Maduro con el presidente entrante no son un secreto. Estamos seguros de que el Gobierno de Venezuela querrá la entrega de miembros de la resistencia y militares. Somos una amenaza”.
El miedo es latente y por esto, muchos aguardan con especial interés la postura que tomará Petro con los opositores, más allá de su cercanía a Nicolás Maduro y su desinterés en Juan Guaidó.