fbpx

Estado de excepción: ¿Qué está pasando con la violencia en Ecuador?

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, decreta, por tercera vez en el año, estado de excepción por la crisis de seguridad que vive el país. ¿Qué está pasando con la violencia en Ecuador?

Guillermo Lasso

Foto: TW-LassoGuillermo

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: State Of Exception: What Is Happening In Ecuador?

Guillermo Lasso decretó el estado de excepción en todo el país luego de que una bomba en un barrio a las afueras de Guayaquil explotara y dejara 5 personas muertas y 17 heridas. Este grave hecho no solo ha elevado el problema de delincuencia que vive el país sudamericano, sino que también ha abierto la olla del problema de violencia en Ecuador que vive  desde hace tiempo.

Desde hace más de 2 años, la delincuencia en Ecuador ha llamado la atención en toda la región. Hace apenas 6 meses aparecían 2 cuerpos colgados de un puente en la ciudad, que ha sido el epicentro de la delincuencia en el país.

Es por esto que Lasso ordenó, por tercera vez en menos de 8 meses, estado de excepción en la ciudad. Pero esta medida no solucionó el problema de fondo en ese entonces, la pregunta es ¿Por qué lo solucionará ahora?

También te puede interesar: Bolsonaro recorta ventaja sobre Lula, ¿a qué se debe esa tendencia? 

Además, cuando durante el último estado de excepción en las provincias de Guayas, Esmeraldas y Manabí, hubo casi 500 muertes en 60 días. Muy por encima de la media.

Un año gris

En lo que va del 2022, ya Ecuador suma 2116 muertes violentas, cerca a superar las 2496 muertes en todo el 2021, y hasta ahora está empezando el segundo semestre. Siendo la provincia de Guayas (cuya capital es Guayaquil) el foco.

La situación es tan crítica que este año, Guayaquil entró en el ranking de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, cerrando el listado con 30.01 muertes violentas por cada 100,000 habitantes. Esto, a pesar de que tan solo se tomaron en cuenta las cifras del 2021, lo que sugiere un negro 2022.

Una delincuencia creciente

Ecuador, y en especial Guayaquil, está viviendo un fenómeno criminal solo comparado con el de los peores años de violencia en Colombia, México o Centroamérica. Actualmente, las bandas ecuatorianas han copiado tácticas de grupos delincuenciales más sanguinarios de estos otros territorios y han implementado el homicidio selectivo sobre agentes de la policía.

Debajo de toda esta ola de criminalidad se esconde una guerra por el control de las zonas rojas del narcotráfico, en donde, los grupos ilegales han encontrado una fuente económica sin límite.

Según como informó Insight Crime “la violencia criminal de Ecuador está superando rápidamente las capacidades de las fuerzas de orden público, a la par que expone dolorosas verdades de corrupción en sus filas”. Esto demuestra un problema de raíz mucho mayor al que parece que Lasso quiere enfrentar.

Según información recopilada por el organismo dedicado a investigar la delincuencia, una de las consecuencias del recrudecimiento de la violencia en Ecuador es la “proliferación de grupos traficantes mexicanos y albaneses”. Además, destaca que el aumento de los asesinatos de los oficiales de policía también puede obedecer a nexos entre agentes del Estado y grupos ilegales.

Pero también advierten, que muchos de estos también son obligados a colaborar bajo amenazas a estos o a sus familias, similar a la frase célebre del capo Pablo Escobar: “plata o plomo”.

Una guerra que continúa en las cárceles

Tristemente, la cárcel o prisión para los delincuentes no termina siendo la mejor forma de disminuir la violencia. Ecuador ha sido testigo como esa violencia se transporta a las cárceles.

En mayo, Ecuador vivió su más reciente motín carcelario, que dejó más de 40 muertos. En abril otro hecho similar dejó 20 reclusos muertos. En todo el 2021, los enfrentamientos carcelarios en Ecuador dejaron, al menos, 316 presos muertos, el más grave de estos, dejó 119 fallecidos.

Esto demuestra que a pesar de los cambios en la cabeza del ministerio de Gobierno (3 ministros en poco más de un año) no ha habido solución. Lasso inició su presidencia con César Monge al frente de la Policía Nacional del Ecuador, pasando luego a Alexandra Vela Puga, y desde marzo está al mando Francisco Jiménez Sánchez.