fbpx

Aumenta la persecución política a críticos de Daniel Ortega

El mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, continúa la persecución política en contra de opositores políticos.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua

Foto: Vida Nueva

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Political Persecution of Critics of Daniel Ortega Increases

Daniel Ortega, el dictador de Nicaragua, aumenta la persecución política en contra de la oposición. Mientras los regímenes de Cuba y Venezuela se roban la atención internacional de grandes medios, las libertades políticas en Nicaragua cada vez se reducen de forma exponencial.

El más reciente ataque orquestado desde la presidencia fue "robar" las únicas 5 alcaldías que hacían parte de la oposición en territorio nacional. De acuerdo con información de la prensa nicaragüense, los 5 alcaldes fueron capturados y reemplazados por funcionarios cercanos al Gobierno. Lo agravante del hecho es que el procedimiento ocurre 4 meses antes de las elecciones regionales de Nicaragua, donde los ciudadanos elegirán los gobernantes de los 153 municipios del país.

Entre las alcaldías "capturadas" destaca la del municipio de Pantasma, fortín opositor en donde nunca antes ha gobernado el sandinismo, lo que representa un golpe simbólico a los locales tanto como a los opositores.

"Todas las alcadías electas legítimamente bajo la bandera de Ciudadanos por la Libertad (CxL) han sido tomadas por el régimen", denunció la líder opositora y presidenta del CxL, Kitty Monterrey en su cuenta de Twitter.

También te puede interesar: 50 migrantes muertos en la frontera entre México y Estados Unidos

El argumento del oficialismo es que desde 2021 el partido opositor Ciudadanos por la Libertad fue ilegalizado previo a las elecciones presidenciales que dieron a Ortega como vencedor por quinta vez, la cuarta de manera consecutiva. Esta persecución política le ha servido para recibir varias críticas de la comunidad internacional que han desconocido los últimos comicios y consideran a Nicaragua lejos de ser un sistema democrático.

Persecución a ONGs

Además de perseguir ciegamente a políticos, el Gobierno de Ortega tiene otra víctima favorita: las Organizaciones No Gubernamentales. Desde el 2018, se ha denunciado el cierre obligado de 879 ONGs en el país centroamericano.

Pero este no ha sido el único ataque a la democracia del régimen sandinista en la última semana. Recientemente, el Gobierno de Daniel Ortega también ordenó el cierre de 80 ONGs feministas en el país, 27 desde junio de este año. La cancelación de la personalidad jurídica implica la confiscación de las oficinas, ocupación de bienes y criminalización de sus integrantes, según protestó la ONG IM - Defensoras.

Las ONGs han sido indispensables para poder denunciar los abusos del Gobierno sandinista. En especial, durante las protestas de 2018 que se conocen como "Rebelión de abril", que  dejó, al menos y según la CIDH, 355 muertos y más de 1.800 heridos. En solo el 2022, el Gobierno nicaragüense ha ordenado el cierre de 500 organizaciones, que el oficialismo tacha como "desestabilizadoras" del Gobierno.

La persecución a la religión católica

Otra institución internacional que acusa ser perseguida por el régimen sandinista es la misma Iglesia Católica. Hace algunos días, el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) ordenó finalizar la emisión del Canal Católico de la Diócesis Matagalpa. De esta forma, este ya es el segundo canal católico vetado por el Gobierno en menos de 2 meses, según informó TV Merce.

«Hemos sido notificados por la gerencia de Telecable (televisión por suscripción) que, por orientación de Telcor, Canal Católico de la Diócesis de Matagalpa es eliminado de la parrilla de programación de dicha empresa en Matagalpa y Jinotega (norte)» , ha indicado TV Merced en una declaración.

El primer canal católico sancionado por Ortega y el Telcor fue el Canal 51, propiedad de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. El 20 de mayo pasado, autoridades ordenaron el cierre del canal, justo después de que Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa, denunciara ser víctima de persecución policial. El 20 de mayo pasado, Telcor también ordenó eliminar el Canal 51, Canal Católico, propiedad de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. El cierre del Canal 51 ocurrió después de que Álvarez iniciara una jornada de ayuno, oración y exorcismo indefinido, hasta que el asedio concluyera.

El mismo Álvarez ha sido considerado como una voz crítica al régimen de Ortega dentro del país. El religioso había indicado que el mandatario quiere "una iglesia muda", pero que "si la iglesia callara, las piedras gritarían".

El nivel de tensión entre la iglesia católica y Ortega viene subiendo desde hace años, y el año pasado, el presidente nicaragüense incluso tachó a los opositores y obispos como "terroristas" escalando el discurso contra cualquier crítico.

La abogada nicaragüense, Molina Montenegro, recopiló en un informe llamado "Nicaragua: ¿Una Iglesia perseguida? (2018-2022)" 190 ataques contra la Iglesia Católica, bajo el mandato de Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

Los presos políticos en Nicaragua, un problema de serias proporciones

La captura de los 5 alcaldes de CxL el fin de semana, se suman a los ya más de 180 personas presas políticas en Nicaragua bajo el régimen de Ortega. La mayoría de estos, detenidos el año pasado en medio de la contienda electoral.

Recientemente varias organizaciones de derechos humanos advirtieron irregularidades en los juicios de Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Violeta Granera y José Adán Aguerri, dirigentes políticos de oposición que están detenidos desde el 2021 y que hoy enfrentan condenas de 13 años (Violeta Granera fue sentenciada a 8 años) por supuestos delitos de "conspiración para el menoscabo a la integridad nacional".